La primera victoria a domicilio hace crecer más al Bidasoa-Irun

Rangel, y la portería, está siendo uno de los pilares del buen arranque. / F. DE LA HERA
Rangel, y la portería, está siendo uno de los pilares del buen arranque. / F. DE LA HERA

Los irundarras se impusieron 21-23 al Benidorm y son segundos | El equipo entrenado por Jacobo Cuétara recibirá el sábado a las 19.00 en Artaleku al Puente Genil de Julián Ruiz

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL IRUN.

El Bidasoa-Irun sigue dando pasos al frente en esta temporada que ha comenzado como pocos podían esperar. Uno siempre quiere ver al equipo lo más arriba posible, sueña con ello, pero que los de amarillo fueran a ocupar la segunda posición después de ocho jornadas no entraba en las apuestas. El Bidasoa ha ganado cinco partidos, empatado uno y perdido dos. Si tenemos en cuenta que una de las derrotas fue contra el Barça, la marca es casi inmejorable.

En este inicio de campaña faltaba hacer una muesca más en el revólver bidasotarra, ganar lejos de Artaleku, y se consiguió en el duelo contra el otro equipo revelación de esta Liga Asobal, el Benidorm. Los entrenados por Zupo Equisoain también habían llegado a esta octava jornada con nueve puntos, los mismos que el Bidasoa, pero los irundarras se mostraron superiores durante casi todo el encuentro y acabaron llevándose los dos puntos tras el 21-23.

Como siempre ha dicho Jacobo Cuétara, ganar a domicilio permite saltar en la clasificación y eso es lo que ha hecho el conjunto irundarra, colocarse en segunda posición, solo por detrás de un Barça al que nadie es capaz de desbancar del liderato en los últimos años.

Da la casualidad que la temporada pasada el Bidasoa ganó su primer partido fuera en Benidorm, en la cuarta jornada, y logró solo cuatro victorias como visitante, también en Puerto Sagunto, Guadalajara y Pontevedra. Además de dos empates, en Huesca y Logroño. La campaña de la vuelta a la Asobal, la 16/17, fue menos fructífera en este sentido. Solo tres victorias, ante Huesca, Sinfín y Puerto Sagunto. Este año, los de amarillo llevan, en cuatro partidos, un triunfo y un empate.

Objetivo ambicioso

El Bidasoa-Irun tiene ya once puntos en su casillero y aparece segundo a pesar de estar empatado con Ademar y Granollers porque ha ganado a estos dos equipos. Por detrás está el Logroño, con diez puntos, y luego hay un grupo de tres equipos, Atlético Valladolid, Benidorm y Huesca, con nueve puntos.

Los buenos resultados y la gran situación clasificatoria ha propiciado que en los últimos días se haya empezado a poner sobre la mesa la opción de disputar la Copa Asobal, para la que se clasifican los cuatro primeros clasificados al término de la primera vuelta.

Los bidasotarras están muy bien colocados, tienen el golaveraje ganado contra muchos de sus rivales y, a día de hoy, parten como favoritos, pero no será fácil mantenerse entre los cuatro primeros. La temporada pasada, por tomar un ejemplo, fueron necesarios 19 puntos para entrar y el Granollers, a pesar de sumar esos 19, se quedó fuera.

Es decir, en las siete jornadas que restan para que finalice la primera vuelta, el Bidasoa necesitaría sumar en torno a los ocho (de catorce) puntos más. Los primeros que se pondrán en juego serán los del sábado en Artaleku a partir de las siete contra el Puente Genil, que ocupa la decimotercera posición. Y luego se jugará contra Sinfín (11º), Huesca (8º), Guadalajara (10º), Alcobendas (15º), Logroño (5º) y Cuenca (9º). Los encuentros ante Huesca, Alcobendas y Logroño se disputarán en Irun.

Las cuentas salen. El calendario no podría ser mucho más amable para los irundarras. Toca seguir por el mismo camino, no perder la concentración. Sería un exitazo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos