«Nuestra primera idea fue crear unas zapatillas indestructibles»

Javier Boes en el Skate Park de Irun, mientras su socio, Sergio, prueba la lija que han creado para los patinetes del futuro. /  F. DE LA HERA
Javier Boes en el Skate Park de Irun, mientras su socio, Sergio, prueba la lija que han creado para los patinetes del futuro. / F. DE LA HERA

Javier Boes La 'CreamGrip' es el futuro | Este joven irundarra ha creado junto a su socio la lija perfecta para los patinetes del futuro, la 'CreamGrip', con la que también son solidarios

YLENIA BENITO

El futuro del skate ya está aquí. No, no es el patinete volador de Martin McFly, pero casi. Y es que con la 'CreamGrip' casi se puede volar. Sí, sí, como lo oyes. La lija de Javi Boes y su socio, Sergio Mejuto, proporciona un mejor agarre y algo mucho más importante. Si tienes unas zapatillas tan chulas como las de Martin McFly, te pueden durar muchos meses. No hay duda, estos dos jóvenes han regresado del futuro para traer esta lija con la que se patina mejor y además se es solidario. ¿Aún dudas de que pueda volar?

-Javi, a mí me dices 'patinete' y pienso en Martin McFly.

-(Risas) Ya, tú quieres volar. Bueno, yo sé hacer buenos trucos pero lo de volar aún no lo he conseguido.

-McFly sujetaba sus zapatillas al patinete, pero para eso está la 'Cream Grip', ¿no?

-Efectivamente. La lija en el patinete es para sujetarnos. Se supone que cuanto más áspero, más 'seguridad'.

-¿La idea viene de muchas caídas con el patinete?

-¡Qué va! Viene de romper muchas zapatillas.

-¿Cómo? ¿Se rompen al caer?

-No, mira, el patinete en la superficie tiene una lija. Es una lija como la que usan los carpinteros, eh. De subirte y bajarte del patinete y de hacer los trucos pues... ¡se estropean las zapatillas!

-¿Tanto?

-Sí, sí. A mí antes las zapatillas me duraban dos semanas.

-¡Vaya gasto! Normal que pensarais en una solución...

-Claro, por eso lo primero que pensamos fue una zapatilla indestructible.

-Esto sí que suena a regreso al futuro, pero cuéntame de qué os conocíais tu socio y tú.

-¡Ah! Sí, nos conocíamos de patinar. En Irun hay muchos grupos de skate. Sergio, mi socio, estaba en un grupo y yo en otro. Sergio fundó una marca de ropa cuando yo estaba estudiando algo tipo empresariales. Ahí es cuando empezamos a hablar de que estaría guay juntarnos para hacer algo. Como siempre hemos patinado, ahí empezamos a investigar en qué podríamos mejorar el mundo del skate.

-Aquí aparece la zapatilla indestructible.

-Eso es. Nos dimos cuenta de que mucha gente dejaba de patinar porque las zapatillas eran muy caras. Había muchos padres que no podían permitirse unas zapatillas cada quince días... La idea de la zapatilla indestructible fue una pajarada, pero de verdad que lo investigamos. Llamamos a diferentes fábricas para saber cuánto costaría hacer una zapatilla con materiales muy fuertes y nos dimos cuenta de que era un lío muy caro.

-La zapatilla, además de indestructible, iba a ser carísima.

-¡Eso es! Vimos que no era rentable, la gente no se iba a poder permitir comprar esa zapatilla. Entonces nos planteamos que, tal vez, ese no era el problema. Las zapatillas de antes eran unos tanques y ahora cada vez son más pequeñas. Ahí hay una evolución. Sin embargo, la lija siempre ha sido igual. No ha cambiado, por eso empezamos a investigar con diferentes materiales para crear una lija diferente.

-Os imagino en un laboratorio mezclando fórmulas...

-(Risas) Para nada, todo lo hemos hecho en mi trastero. Empezamos investigando materiales como corcho inyectado, caucho o resina. Vimos que se podía hacer, pero que la lija uno y la mil no iban a ser iguales. Entonces, pensamos hacer una lámina porque tampoco podíamos estar mezclando para conseguir una pócima secreta. ¡Nosotros no somos químicos!

-Y sin ser químicos, ¿cómo conseguíais los materiales?

-Echándole morro (Risas) Llamábamos y decíamos que éramos una empresa y que estábamos investigando. Le hemos echado mucho morro, sí, pero así hemos conseguido muestras gratis para poder llegar hasta aquí. Hemos ido un poco de listos, la verdad, pero ha sido por el bien de todos. Así es como encontramos una especie de láminas antideslizantes, que son una especie de goma que se utiliza para hacer lagos artificiales.

-De un lago al skate, ¿cómo se hace eso?

-Nos dimos cuenta que era lo mejor para el skate e hicimos una patente de uso a nivel de España. Esto quiere decir que nosotros no hemos creado la fórmula de esa goma, pero que podemos utilizarla para hacer las lijas de nuestros patinetes.

-Y esto, ¿durante cuánto tiempo?

-Pues... Estuvimos dos años investigando hasta que nos decidimos a lanzarnos al mercado.

-¿Y quién os empujó a lanzaros a la 'U' del mercado?

-Lo hicimos gracias al trabajo que empezamos a hacer con Bidasoa Activa. Nos apuntamos a unas subvenciones y gracias a ellas nos lanzamos a la piscina. Esto nos obligó a hacer un estudio de mercado y a ponernos fechas tope. Por ejemplo, nos dijimos que para el 18 de noviembre tenía que estar todo.

-¿Y? ¿Estuvo?

-(Risas) ¡No! Llegó el día y no teníamos la web terminada, pero nos salió todo bastante bien porque hemos conseguido contactar y conectar con algunos influencer.

-¿Cómo? ¿También hay influencers en el mundo del skate?

-¡Claro! El primero con el que contactamos igual tenía trescientos mil suscriptores en Youtube. La gente nos empezó a escribir en inglés: «I want to buy...» Y nosotros contestando desde la uni como grandes empresarios. (Risas)

-No hay fronteras para la 'CreamGrip', ¿no?

-No, no. De hecho, las hemos llevado lejos, ¡hasta Palestina!

-¿Y eso?

-Nuestro proyecto tiene una parte solidaria. Por cada una que vendemos, donamos una a una ONG. Existen varias ONG que ayudan a niños y niñas a través del skate, pero ellos sí que necesitan de nuestra lija... ¡patinan sin zapatillas o en chanclas!

-Lo que une el skate...

-¡Mucho! Después de Palestina, ahora nos vamos a Etiopía. Y esta vez nos vamos más cargados porque otras empresas nos han donado cosas para que las entreguemos allí. Estamos muy contentos.

-¿Hasta dónde puede llegar la 'CreamGrip'?

-Ojalá que muy lejos. Yo creo que es el futuro. Algún día la miraremos y pensaremos: «¿cómo podíamos patinar con eso otro antes?». Igual que ahora flipamos cuando nos cuentan que la gente se juntaba para escuchar la radio en vez de estar con el móvil o la tele. (Risas) Pero bueno, de momento, mientras sigamos vendiendo en nuestra web 'creamprime.com' y colaborando con otras empresas solidarias... ¡nos conformamos!

-¿Y las zapatillas? ¿Os duran más?

-¡Un montón! Imagínate, nunca antes me habían olido los pies por lo poco que me duraban. (Risas)

 

Fotos

Vídeos