El Pleno votará este mes el proyecto para la primera fase de la Ronda Sur

Proyecto en firme. Lapazarán y Laborda explicaron cómo será la futura Ronda Sur./
Proyecto en firme. Lapazarán y Laborda explicaron cómo será la futura Ronda Sur.

La segunda variante de la ciudad tendrá tres carriles en la mayor parte de su trazado, aunque se prevé la posibilidad de añadir un cuarto si existiera necesidad en el futuro

IÑIGO MORONDOIRUN.

El Pleno de la Corporación debatirá y, si procede, aprobará en su sesión de este mes, probablemente el día de Santiago, el proyecto definitivo de la primera fase de la Ronda Sur; el tramo que, en paralelo a la A-8, conectará el futuro tercer pinchazo en la autopista, en Oinaurre, con Larreaundi.

Como recordó la delegada de Movilidad y Obras, Cristina Laborda, este proyecto es el resultado de un proceso que arrancó en 2011, cuando el anterior equipo de gobierno foral desestimó desdoblar la variante norte de Irun por su excesivo coste y, en busca de soluciones, propuso esta del semienlace de Oinaurre y el primer tramo de Ronda Sur.

Oinaurre-c/Berio
Nuevo vial paralelo a la A-8 que aprovecha el de acceso a la subestación, ensanchándolo, para llegar a Larreaundi. Se estima un coste de 7.048.000 euros de los que Diputación pone seis.
Conexión
La rotonda prevista entre las calle Berio y Miguel de Ambulodi repartirá el tráfico de la variante sur. 1.167.000 euros se estiman necesarios para una actuación técnicamente compleja por las diferencias de cota en ese punto.

Tras el cambio de Gobierno en el Palacio Foral, la visita del diputado general, Markel Olano, hace dos años concretó compromisos para actuar en el presente mandato. La tramitación arrancó, aunque llegado un punto asomaron, a finales del pasado año, las primeras voces que desde Irun advertían que algo no marchaba. Cruces de declaraciones de un lado a otro de Gaintxurizketa levantaron una polémica que hizo temer que la Ronda Sur pudiera no materializarse. Finalmente, se aclararon las cosas e, incorporando algunos cambios sobre las intenciones iniciales, se confirmó que Diputación ejecutaría el semienlace de la A-8 a través de Bidegi y que el Ayuntamiento asumiría la Ronda Sur, una obra de 7 millones para la que la Diputación pondrá 6.

Proyecto separado

Esto supuso que el Consistorio tuviera que contratar una redacción de proyecto que, en realidad, consistía en separar el que en el mandato anterior redactó el ente foral. Con las modificaciones que el nuevo planteamiento requiere, la propuesta se presentó en la mesa de Movilidad «y debe aprobarse en Pleno, no en Junta de Gobierno, porque excede el 10% del presupuesto municipal. En las últimas décadas, la reforma de San Juan es la única obra que ha tenido que seguir ese proceso, lo que da una referencia de la importancia que tiene este proyecto para la ciudad», señaló Laborda. «Con el proyecto aprobado, será al momento de gestionar los suelos necesarios antes de sacar la obra a concurso», dijo la edil.

Con ella compareció el director del área de Obras, Pedro Lapazarán, que ofreció unas explicaciones más técnicas sobre el documento. En ese terreno hay dos cuestiones destacables. Una de ellas, los apantallamientos previstos «para evitar afecciones en las edificaciones que existen ladera arriba», desde la Ronda Sur, que transcurrirá junto a la autopista, hacia el espacio de Txenperenea.

La otra, mucho más relevante, la sección de la futura carretera. El semienlace desde la autopista acabará en una glorieta que la propia Diputación conectará, mediante cuatro carriles, con las infraestructuras viarias de Oinaurre. De esa rotonda hacia Larreaundi es competencia municipal y ahí, «aunque se prevé que en el futuro se pueda ampliar a cuatro, se ejecutará una plataforma para tres carriles. Así lo recogía el proyecto foral dadas las actuales necesidades, pero previendo que en el futuro puedan ser más». La diferencia es que aquél apuntaba que el doble carril fuera en sentido Donostia y ahora eso se deja abierto a la espera de un estudio más profundo. «Sí tenemos claro que no será un carril reversible. Antes de llegar a eso, hablaremos de construir el cuarto», dijo Lapazaran. Con ese formato a tres, la Ronda Sur llegará hasta la subestación eléctrica y bajará por el vial existente (que seguirá siendo de dos carriles, como hasta ahora, pero será más ancho) a una nueva rotonda incluida en la operación y que cumplirá la función de conectar la nueva variante con la trama urbana. Distribuirá los tráficos hacia Lapice por Miguel de Ambulodi y hacia Larreaundi, Parte Vieja, etcétera, por la avenida Euskal Herria.

 

Fotos

Vídeos