El Pleno aprueba por unanimidad el convenio para el desarrollo de Vía Irun

Acuerdo. Toda la corporación apoyó la firma del convenio interinstitucional que guiará la regeneración del espacio ferroviario.
/F. DE LA HERA
Acuerdo. Toda la corporación apoyó la firma del convenio interinstitucional que guiará la regeneración del espacio ferroviario. / F. DE LA HERA

El acuerdo establece las obligaciones de cada una de las administraciones y fija las condiciones y los objetivos de la regeneración ferroviaria

IÑIGO MORONDO IRUN.

Meses de negociaciones sobre una primera propuesta que lanzó Adif se concretaron en un borrador de convenio que estas últimas semanas han aprobado ya todas y cada una de las administraciones implicadas: el propio Adif (empresa del Estado para la gestión de las infraestructuras viarias), ETS (la empresa análoga del Gobierno Vasco), la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Irun.

El consistorio ha sido el último en dar el visto bueno al documento. Lo hizo ayer con la unanimidad de todos los grupos representados en el pleno municipal. De esta forma, ya se puede proceder a la firma pública del convenio por parte de los máximos representantes de cada institución.

Adif-Ministerio de Fomento
Trabajos previos
Ejecutar las obras para liberar del uso ferroviario 34.000 metros cuadrados de suelo que son de su propiedad.
Estación Internacional
Contratar la redacción del proyecto.
Financiación
Reinvertir en la estación los aprovechamientos que obtenga en la operación urbanística.
ETS-Gobierno Vasco
Topo
Realizar estudios para mejorar el tramo Belaskoenea-Colón y financiar la permeabilización o soterramiento de esas vías.
Diputación Foral de Gipuzkoa
Desarrollo económico
Colaborar para implantar en el área actividades relacionadas con la innovación y las nuevas tecnologías.
Infraestructuras viarias
Estudiar las conexiones con sus propias infraestructuras.
Ayuntamiento de Irun
Urbanismo
Tramitar, con una edificabilidad que garantice la viabilidad, el proceso urbanístico para los 64.000 metros cuadrados, desde modificar el Plan General hasta el Proyecto de Urbanización.
Nueva estación
Estudiar su ordenación y la integración de Alta Velocidad, así como Cercanías y autobuses.

Como se recordó durante la sesión de ayer, este convenio es heredero del Protocolo del Espacio Ferroviario que se firmó en 2011 e incorpora los avances que se han venido produciendo desde entonces. «La diferencia principal», explicó tras el pleno el alcalde, José Antonio Santano, «es que el Protocolo hablaba de las intenciones y voluntades de las administraciones que lo firmamos y este convenio recoge compromisos concretos sobre lo que cada una debe realizar, unos objetivos definidos».

El delegado de Urbanismo e Impulso de Ciudad, Miguel Ángel Páez, fue quien resumió durante la sesión el contenido del convenio «para la regeneración del espacio ferroviario, que va más allá de una mera reurbanización; es un nuevo foco de atracción de inversión y oportunidades para el futuro». El documento, además de establecer obligaciones a cada administración, se presenta con «tres objetivos claros: delimitar el área que se libera del uso ferroviario para su regeneración urbana con una mixtura de usos económicos, residenciales, de equipamientos y espacios libres; estudiar la implantación de una nueva estación internacional en la ciudad; estudiar la ordenación urbana para que esa nueva estación, la estación de autobuses, la trama viaria y otros modos de transportes configuren un nodo de intermodalidad».

Todos de acuerdo

Páez afirmó que «todo esto no tendría sentido si el Ayuntamiento no sometiera este gran proyecto a nuestros ciudadanos y ciudadanas. Hay un acuerdo de todos los grupos políticos para hacerlo y conocer el sentir y la opinión de la ciudadanía», a través de un proceso de participación que arrancará en la segunda mitad de octubre.

Que Vía Irun es muy posiblemente el mayor proyecto que la ciudad va a afrontar en los próximos años es algo en lo que coincidieron ayer todos los grupos. Dani Berasategi (EH Bildu) calificó el documento aprobado de «potente e importante para la ciudad», y mostró un único recelo: la manera en la que el Topo se integrará en la operación. «¿Por qué ETS quiere mantener el actual trazado? No se adecua a la intención de intermodalidad plena» que persigue Vía Irun. «Desde el Ayuntamiento debemos pedir al Gobierno Vasco que defina sus razones y desde EH Bildu lo vamos a llevar al Parlamento vasco en forma de pregunta a la consejera Arantza Tapia, que preside ETS».

La portavoz del PP, Juana de Bengoechea, refrendó también la importancia de Vía Irun en el futuro de la ciudad, pero alertó «sobre el transporte de mercancías», un sector, dijo, «que difícilmente entra en crisis. Tenemos empresas muy potentes y es importante proteger este sector. Que con el afán de un urbanismo del siglo XIX no dañemos a un sector que desde el siglo XIX es muy importante en la economía de la ciudad y lo debe seguir siendo».

Sí se Puede Irun, mediante su portavoz, David Soto, calificó Vía Irun de «pieza fundamental del proyecto de ciudad para las próximas décadas. Va más allá de esta corporación, de la siguiente y de la siguiente. Es un proyecto histórico que ofrece posibilidades interesantes e inmejorables a Irun, por lo que debe ser un proyecto común, de toda la ciudadanía», reivindicó.

Su homólogo de EAJ-PNV, Xabier Iridoy, repasó las implicaciones del convenio para argumentar el apoyo de su grupo. Recordó, porque «no se ha mencionado y quiero hacer hincapié en ello», que el desarrollo de Vía Irun «comenzará de forma real y efectiva este año». Se refería a las actuaciones que Adif tiene previsto acometer para «retirar vías y catenarias y realizar algunos derribos de pabellones en desuso» en la zona que desafectó de usos ferroviarios, cerca de la calle Aduana. Según Iridoy, «lo que posibilitará esa actuación es una partida de 750.000 euros que nuestro grupo parlamentario en Madrid incorporó como enmienda a los Presupuestos del Estado».

El alcalde calificó la aprobación del convenio de «paso histórico» y quiso destacar la unanimidad. «En la medida en la que todos los grupos compartimos un proyecto que va a durar 20 años, sabemos que tendrá continuidad venga el gobierno que venga», añadió tras la sesión. También mostró su confianza en que se alcance un acuerdo «para eliminar la huella del Topo» trasladando o soterrando las vías, y adelantó que el proceso de participación ciudadana se realizará a partir de «distintas alternativas en movilidad, usos, ubicación, estación... Estamos al comienzo y será sobre cosas básicas y por ello importantes. Habrá más procesos en otras fases del proyecto».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos