Un paso más hacia el centro para el barrio y los apartamentos para jóvenes

Futuro. Imagen virtual del edificio de Emigración rehabilitado./
Futuro. Imagen virtual del edificio de Emigración rehabilitado.

M.J.A. IRUN.

El traslado de las dependencias del INSS, en las que en la actualidad trabajan siete personas, es un paso imprescindible «para que el edificio Emigración se incorpore finalmente a la ciudad, como un centro social para el barrio y como una oferta de apartamentos de alquiler para jóvenes», señalaba ayer el alcalde. El inmueble del barrio de San Miguel, propiedad del Estado, tiene que estar vacío para que Patrimonio inicie una serie de trámites que terminarán en el Consejo de Ministros y en la cesión del edificio a la ciudad.

El delegado del Gobierno el en País Vasco se mostró ayer prudente, a la hora de aventurar una posible fecha para que el Ayuntamiento pueda disponer del edificio de Emigración. «Ser prudente no quiere decir que nos vayamos a dormir en los laureles», aclaró Jesús Loza. «Conocemos el camino y los pasos que hay que dar y lo haremos a la mayor brevedad posible. El expediente del edificio, físicamente, está preparado». Una vez realizado el traslado de las oficinas, «hay que hacer los trámites de paso de la Seguridad Social a Patrimonio y llevarlo al Consejo de Ministros».

Si el procedimiento concluye en 2019, habrán pasado trece años desde que el Ayuntamiento de Irun iniciara las gestiones con el Gobierno central para incorporar el inmueble a la ciudad. En el año 2013, la situación de deterioro del inmueble empezó a ser preocupante. El consistorio reclamó en varias ocasiones una reparación de la fachada y de la barandilla exterior. Finalmente, en 2015 el Gobierno central redactó un proyecto de rehabilitación que no llegaría a ejecutar y dos años después decidió cederlo a coste cero a la ciudad, porque el Ayuntamiento se mostró dispuesto a asumir las reparaciones.

El compromiso entre las dos administraciones recogió también las condiciones de uso del edificio: un centro social para el barrio en la planta baja y apartamentos en alquiler para jóvenes. El borrador de los presupuestos de Irun para 2019 incorpora una partida de 500.000 euros para una primera actuación.

 

Fotos

Vídeos