Paseo por Irun con vistas al pasado

Interés. Los participantes atienden las indicaciones de la guía, Juncal, junto al Ayuntamiento./F. DE LA HERA
Interés. Los participantes atienden las indicaciones de la guía, Juncal, junto al Ayuntamiento. / F. DE LA HERA

Hasta el 30 de agosto se podrán realizar estas visitas que cumplen su tercer verano en el programa cultural del Ayuntamiento Las rutas guiadas recorren las calles del entorno romano de Oiasso, así como la Parte Vieja

EKAITZ RETAMOSAIRUN.

«Siempre hay costumbre de hacer visitas guiadas cuando te vas de vacaciones a cualquier lugar, pero ahora creemos que es el momento de hacer la de casa», comentaba Arancha antes de que se cumplieran las cinco de la tarde y comenzara la ruta por la ciudad. Frente a la iglesia del Juncal, se da inicio al recorrido para conocer el lado más histórico de Irun.

Por tercer año consecutivo, el Ayuntamiento de Irun ha incluido en su programa cultural de los meses de verano las visitas guiadas a la ciudad. Así, las paradas de las casi dos horas de ruta son las zonas de la antigua ciudad romana Oiasso, la plaza Urdanibia, la ermita de Ama Xantalen, las calles Larretxipi y Jesús, el Consistorio y el Palacio Arbelaiz.

La primera visita es a la iglesia del Juncal, donde se detallan aspectos de esta construcción gótica, tanto de la fachada como de su interior. La guía destacaba que «poder visitar la iglesia vacía es digno de admirar». Los retablos y las dimensiones del Juncal guardan anécdotas que sólo pueden ser escuchadas acudiendo a esta actividad. El antiguo puerto romano, que estaba ubicado en la calle Santiago, es otra de las zonas «con mucha historia y no lo apreciamos», decían Maribel y Mari Carmen, dos de las participantes en la visita.

Casi dos horas de visita por las calles de Irun para conocer el lado más histórico de la ciudad«Es más recomendable para los propios iruneses que para los turistas», comentaban

El Palacio Urdanibia, donde anteriormente estaba el hospital Santa Margarita y la ermita de Ama Xantalen son las siguientes paradas: «lo bonito sería entrar y ver la necrópolis», lamentaba Juncal, una actividad aquepuede realizarse en las salidas organizadas por el Museo Oiasso.

«Nunca me había fijado»

Recorriendo las calles de la Parte Vieja, la calle Larretxipi es uno de los puntos que más impresionan a los visitantes. Una de las casas mantiene su esencia histórica del siglo XIX, con las columnas que antiguamente cortaban el posible fuego. Marijose, otra de las visitantes, explicaba que «nunca me había fijado en esa casa. Pasas por aquí, pero como vas a piñón fijo nunca te fijas».

Subiendo las escaleras de la calle Jesús hacia la plaza San Juan, se llega a otro de los puntos que más curiosidad despierta: el interior de la Casa Consistorial. En la sala capitular, reside el cuadro 'Etxekoandre del Caserío Berroa' de Vicente Berrueta. La escultura de dicha imagen está situada en la plaza Urdanibia. «La han hecho perfecta, ¡es igual!», comentaba Maribel.

La última parada se realiza junto al exterior del Palacio Arbelaiz, para conocer este edificio de la familia navarra. A pesar de que el sol apretaba e invitaba a resguardarse, a ninguno de los visitantes le hubiese importado continuar con la ruta. «No sabemos valorar lo que tenemos en casa», decían.

Al término del recorrido, Arancha, Manu, Maribel, Mari Carmen y Marijose valoraban de forma muy positiva la visita. Tanto, que Marijose explicaba habitualmente no ve «nada bonito a Irun», pero después de completar la ruta «lo veo mucho más».

Los cinco participantes coincidían en que «es más recomendable para los propios iruneses que para los turistas». Quien quiera hacerlo, puede apuntarse en el 943 020 732 o en www.bidasoaturismo.com. Las salidas serán hasta el 30 de agosto los miércoles a las 11.00 y los viernes a las 17.00h, con un precio de 2 euros (gratis, para los niños hasta 12 años).