«Noto a la gente cada vez más volcada y creo que nos retroalimentamos»

Buenos Amigos. El general, Paco Carrillo, durante la visita a la compañía Buenos Amigos, que realiza su Revista de Armas junto al puente de la regata de Artia. / FOTOS: F. DE LA HERA
Buenos Amigos. El general, Paco Carrillo, durante la visita a la compañía Buenos Amigos, que realiza su Revista de Armas junto al puente de la regata de Artia. / FOTOS: F. DE LA HERA

El general del Alarde tradicional, Paco Carrillo, agradeció el empuje que recibió de las aceras durante la revista de ayer

IÑIGO MORONDO IRUN.

Paco Carrillo cumplió ayer con su tercera Revista de Armas como general del Alarde tradicional, un acto multitudinario que remata la festiva jornada de San Pedro y sirve de delicioso aperitivo de lo que llegará hoy.

El buen tiempo y la condición de viernes por la tarde poblaron las aceras de las revistas, incluso desde las primeras tempranas citas, sobre las 16.00 horas. En todas, el general fue recibido con muchísimos aplausos y gritos de ánimo. También los escucharon el comandante, Asier Etxepare, y los cuatro ayudantes: Juan Ignacio Serrano (de Artillería), Montxo Amantegi (de Estado Mayor), Iñaki Cámara (de Caballería) e Iñaki Goikoetxea (de Infantería). «Tengo la sensación de que hay una retroalimentación», aseguraba Carrillo. «Notaba a la gente tan gritona, aplaudiendo tanto... A mí eso me pega un calentón que creo que se transmite amplificado de nuevo al público».

No sólo interactuó con las aceras. Pese a que el reloj aprieta siempre con un horario que deja poco margen al relajo, el general se tomó su tiempo con cada compañía, repasándola en viaje de ida y viaje de vuelta, saludando e intercambiando algunas palabras con cada capitán y dedicando un mensaje a todas y cada una de las cantineras. Para colocar los banderines, mantuvo la fórmula que instauró en su primer año. Tomando como el ejemplo la primera revista, «niretzat ohore bat da Uranzuren banderina jartzea», seguido de tres 'goras': a la compañía, a la ciudad y a San Marcial.

«La voluntad popular nos lleva»

Aseguraba que la de ayer había sido «una jornada llena de anécdotas. No voy a ponerme a contar ahora, por ejemplo, de dónde sale esto», dijo divertido mientras sacaba dos pequeños chupetes del bolsillo de su chaqueta. «Lo que tengo claro es que no hay manera de explicar este desquicie que tenemos» con esta fiesta. «No hay razones o yo no sé cuáles son, pero la realidad es que cada año la gente está más volcada. Sabemos que hay miles de presiones de todos lados, en cada esquina, pero el pueblo de Irun tiene una voluntad y no nos queda otra que obedecer esa voluntad popular que nos lleva. Con eso y cumpliendo la ley y los horarios, como hacemos siempre, seguiremos siempre adelante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos