La noche que nunca olvidaremos

El gran capitán, Iñaki Berruet, cerró su carrera ese curso a lo grande. /  EFE
El gran capitán, Iñaki Berruet, cerró su carrera ese curso a lo grande. / EFE

Hoy se cumplen diez años de la victoria del Real Unión ante el Real Madrid en la Copa del Rey | Los irundarras, tras el 3-2 de la ida en el Stadium Gal, cayeron 4-3 en el Santiago Bernabéu y eliminaron a los blancos

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL IRUN.

Todo empezó una tarde de verano en el Anxo Carro de Lugo. El Real Unión, en la segunda temporada de Iñaki Alonso como entrenador, se desplazó a tierras gallegas para disputar la primera eliminatoria de la Copa del Rey contra el conjunto lucense. El 0-3 de aquel 27 de agosto de 2008, con goles de Goikoetxea, Romo y Abasolo, fueron el preludio de lo que vendría después.

Una semana más tarde, el 3 de septiembre, llegó la segunda ronda, contra el Sant Andreu en el Stadium Gal. Una dura eliminatoria que los irundarras superaron ganando 2-1 con Larrainzar y Goikoetxea como goleadores. Solo quedaba un paso más para entrar en ese mágico bombo que podía deparar un cruce contra uno de los mejores equipos de Primera División. El Barakaldo se presentó en Gal el 8 de octubre y se adelantó en el marcador, pero Goikoetxea y Salcedo le dieron la vuelta para que comenzara el sueño.

El Barça o el Real Madrid eran los rivales más golosos para los dieciseisavos de final. Toco el Real Madrid. Tocaba fiesta en el Stadium Gal. Una noche de fútbol como las que hacía años no se vivía. Gal se vistió con sus mejores galas, llegaba uno de los mejores equipos del mundo. El Real Unión hizo volar a su afición. La llevó a un estado de éxtasis inimaginable.

Otermin, Larrainzar, Berruet, Mendinueta, Carracedo, Joseba Agirre, Eneko Romo, Quero, Villar, Juan Domínguez y Goikoetxea formaron el once aquella noche el 30 de octubre. Gabarain, Salcedo y Manu García salieron en la segunda parte. En el minuto dos comenzó la locura, gol de Juan. Empató Higuaín, pero Villar volvió a adelantar a los de Irun. Saviola puso el 2-2, el Real Madrid se había venido arriba, pero en el 63, una jugada magistral de Quero por banda derecha, centro al área y gol de Goikoetxea para el definitivo 3-2.

¿Se podía pedir más? ¡Se le había ganado al Real Madrid! De locos. Once días después, el 11 de noviembre del 2008, llegó la visita al Santiago Bernabéu. Hoy se cumplen diez años de aquel desplazamiento. Fuimos de turismo. Es la verdad. Ni se nos pasaba por la cabeza que podía pasar lo que pasó.

Eduard, Larrainzar, Berruet, Iglesias, Gurrutxaga, Aitor Sanz, Beobide, Seguro, Manu García, Salcedo y Abasolo salieron de inicio. Luego jugaron Romo, Goikoetxea y Juan Domínguez. Y otra vez el sueño. Otra vez lo imposible. Otra vez lo que nadie podía imaginar.

Gol de Abasolo para callar el Bernabéu. Empate de Raúl. Gol de Salcedo para encender el Bernabéu. Pero hat-trick de Raúl y gol de Bueno para poner el 4-2 y acabar con el sueño. Acabar con la fantasía de aquel equipo de pueblo que una vez había sido grande, pero al que no le iban a dejar volver a serlo. Pero entonces llegó el gol. Dicen que el gol de Iniesta es el gol de todos, pero en Irun el gol de todos es el de Romo. Centró Juan desde la izquierda y Romo saltó entre Metzelder y Marcelo para cabecear a gol el sueño de todo Irun.

Han pasado ya diez años de aquella noche. La noche en la que eliminamos al Real Madrid. La del gol de Romo. La de la fiesta eterna. La noche que nunca olvidamos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos