Ha llegado el momento de cambiar los empates por victorias

Galán le hizo dos goles al Mirandés en Copa Federación. /  F. DE LA HERA
Galán le hizo dos goles al Mirandés en Copa Federación. / F. DE LA HERA

El Real Unión recibe esta tarde en el Stadium Gal al Logroñés (17.00) |

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL

Empieza a llegar el momento del sí o sí. El momento de tener que dejar a un lado los empates y empezar a ganar partidos. La situación clasificatoria del Real Unión es cada vez más comprometida y si no se cambia la dinámica, puede tornarse peligrosa. Y es que está muy bien acumular siete jornadas sin perder, pero cinco empates y dos triunfos en estos partidos, no están dando como para tener el colchón que permita respirar con tranquilidad. La cuerda está empezando a apretar y solo hay una manera de soltarla.

Y esto no va de tremendismos ni de querer hablar mal del conjunto irundarra. Esto va de números y de lo que refleja la clasificación. El Real Unión ha llegado a esta jornada veinticinco con 29 puntos en su casillero y solo cuatro de renta sobre la zona de descenso. El Gernika ocupa el puesto de descenso con 24, los mismos que tenía al inicio del fin de semana el Amorebieta, que afrontaba la jornada en el puesto de descenso directo a Tercera.

Cuando la diferencia entre unos equipos y otros no pasa de los dos partidos, en este caso mirando hacia abajo, se puede empezar a hablar de una situación límite. Alguno podrá decir que aun metidos de lleno en los problemas, habría margen como para escapar de la quema, pero es que es mejor no tentar a la suerte. No meterse siquiera en esa pelea por el descenso en la que el Real Unión está a punto de entrar.

Para ello la solución es sencilla, no hay que buscar demasiado para encontrar la llave. La clave está en sumar de tres en tres y dejar de lado cualquier tipo de lío.

Un rival potente

El gran problema que va a tener el conjunto irundarra es que aunque la solución esté encima de la mesa, no es fácil hacerse con ella. Los irundarras van a recibir esta tarde a partir de las cinco al Logroñés, que es el tercer clasificado del grupo segundo y uno de los firmes candidatos a disputar los play-off.

Y no solo su posición en la tabla le hace ser un rival potente, también su racha de resultados. Los riojanos llevan ocho jornadas seguidas sin conocer la derrota y han ganado seis de esos ocho partidos. Y hay más con lo que asustarse, el Logroñés solo ha perdido uno de los trece últimos encuentros. De hecho, es el segundo mejor equipo de la segunda vuelta, solo por detrás del Racing de Santander, el líder del grupo.

Los irundarras no lo tendrán nada fácil, aunque esta temporada ya han sido capaces de ganar a equipos que estaban por delante en la clasificación. Especial empeño deberán poner los unionistas en labores ofensivas, ya que enfrente van a tener a la mejor defensa del campeonato. El Logroñés solo ha encajado diez goles en toda la temporada, es decir, 0,4 por partido. Y ha dejado su portería a cero en diecisiete partidos. Reto difícil, pero ha llegado el momento de la verdad.