Una lección magistral sobre la Antigua Roma

Una lección magistral sobre la Antigua Roma
FLOREN PORTU

Las actividades divulgativas y de ocio de los Dies Oiassonis atrajeron ayer a mucho público | Las recreaciones históricas, los talleres o un showcooking destacaron en un programa que celebra hoy su última jornada

JOANA OCHOTECOIRUN.

Caius Furius Sabinus y Fabia Municia Laeta tienen plan de sábado: van a asistir a «un importante acto social» y sus esclavos personales deben prepararles para el evento. Higiene, vestuario, maquillaje, perfume, peinado... Un buen número de tareas que reflejan «la importancia que la imagen y la estética tenían para las clases altas de la sociedad romana». Estamos en el siglo IV d. C., en la época del imperio tardorromano, y aunque puede que algunas cosas no hayan cambiado tanto, desde luego que la manera de acicalarse y de vestirse sí lo han hecho.

Así lo mostró ayer, sobre el escenario de la calle Escuelas, la asociación Cohors Prima Gallica, dedicada a las recreaciones históricas. Sus exhibiciones son uno de los actos destacados del programa de los Dies Oiassonis. Los integrantes del grupo recrearon esa escena cotidiana en la vida de una familia patricia dando a conocer «el mundo del aseo y la estética personal» de aquella época.

Como resumían los miembros de Cohors Prima Gallica, fue «una clase de historia contada de otra manera», cuyos asistentes aprendieron un buen número de datos interesantes: por ejemplo, el coste de la ropa en el imperio tardorromano, «mucho mayor, proporcionalmente, que el de hoy en día. Una túnica de mujer de primera calidad podía costar entre 7.000 y 11.000 denarios», mientras que «por 500 denarios se podía adquirir una túnica para un siervo. Teniendo en cuenta que el salario diario de un trabajador agrícola era de unos 25 denarios, se necesitaba el sueldo completo de un mes para una túnica barata, y el de un año entero para una de primera calidad».

Esta recreación no fue la única que representó Cohors Prima Gallica: por la tarde, realizaron una exhibición sobre la equipación, tácticas y formas de combate de los soldados romanos de los siglos IV y V.

Sabores de hace 2.000 años

El programa de la décima edición de los Dies Oiassonis ofreció ayer más propuestas, como el Show Cooking a cargo de Félix Manso, David Rodríguez, Iñaki Barros y Yon Gallardo, en el que prepararon pintxos al estilo romano que el público pudo degustar. Los más pequeños disfrutaron de los talleres y rieron con las ocurrencias de Gladius y Medulina, protagonistas del espectáculo de títeres de la compañía Genovesa Narratives Teatrals. Un paseo por el mercado instalado en las calles Iglesia y Fermín Calbetón y en Jenaro Etxeandia para terminar el día disfrutando de la Navigium Isidis o los espectáculos del circo romano de la plaza San Juan redondearon una jornada divulgativa y entretenida al estilo Oiasso, el Irun de hace 2.000 años.

Por los Dies Oiassonis pasaron también los integrantes de la Legio V, la Asociación de Recreación Histórica Oiasso. Con su centurión Matro al frente, los miembros de esta entidad creada en Irun hace algunos meses asistieron al festival «a título personal. Tenemos el objetivo de seguir creciendo como asociación», comentaban Gabi Fojón y Paco Martínez, integrantes de la directiva de la asociación Oiasso.

La décima edición de los Dies Oiassonis celebra hoy, domingo, su última jornada, con propuestas como la representación teatral de 'La paz y otras lunas' a cargo de Ezezagunok Antzerki Taldea, a las 12.00 frente al Museo Oiasso; o una actividad de arqueología subacuática que tendrá lugar en las piscinas del espacio San Marcial-Txingudi, entre las 11.00 y las 16.00.