Kiko Rossi (Actor y salsero audiovisual): «Grabar la serie ha sido como estar de campamento con gente del gremio»

Kiko Rossi, «un chico normal de Irun», es uno de los presuntos culpables de la serie que estrenará en breve Antena 3.
/F. DE LA HERA
Kiko Rossi, «un chico normal de Irun», es uno de los presuntos culpables de la serie que estrenará en breve Antena 3. / F. DE LA HERA

Este irundarra tiene tan solo 24 años, pero ya cuenta con un interesante currículum audiovisual delante y detrás de las cámaras

YLENIA BENITO BIDASOANDV@GMAIL.COM

'Presunto Culpable' es el título de una serie, pero bien podría serlo de una película de Hitchcock. Una de esas que mantiene el suspense hasta el final y en la que no consigues adivinar quién es el malo. Kiko Rossi ya sabe quién es el malo, o la mala, en 'Presunto Culpable'. Tal vez, incluso, lo sea él, porque es uno de los protagonistas de la nueva serie que estrenará Antena 3. El irundarra pasó muchas tardes de lluvia viendo películas de Hitchcock. Su abuelo, como buen oculista que era, tuvo el ojo de saber elegir los mejores films para que Kiko acabase enamorado del séptimo arte y no de la optometría.

-¡Vaya ojo el de tu abuelo, Kiko!

-El mejor. (Risas) Aún recuerdo el día en el que me preguntó: «Kiko, ¿tú qué quieres ser de mayor?». Y yo le dije: «Actor». Él muy serio me respondió: «No, tú oculista. ¡Como yo!». Y ya ves, no le hice mucho caso...

-Bueno, que te hubiera puesto ejercicios de optometría en vez de películas.

-(Risas) ¡Eso! En cierto modo, el culpable es mi abuelo. Él me ponía películas. Tenía muchas en DVD y, claro, antes no había Netflix ni nada parecido, así que en las tardes de lluvia nos dedicábamos a ver películas de Hitchcock.

-¡La culpa fue de Hitchcock, entonces!

-También. Sí, recuerdo que viendo esas películas con mi abuelo yo pensaba que quería estar ahí dentro, quería estar viviendo lo que sucedía en las películas.

-¿Qué hiciste? ¿Dijiste eso de 'mamá, quiero ser artista'?

-(Risas) No del todo, en casa el tema estaba un poco frío. Yo no decía mucho porque era consciente del mundo tan difícil al que me tendría que enfrentar. Hice selectividad y busqué una carrera que tuviera algo que ver con el mundillo del cine. Lo más parecido era Comunicación Audiovisual. Pensé que esa era la forma de meter el pie en la piscina sin tirarme del todo.

-¿Pusiste rumbo a Pamplona?

-Eso es, pero solo hice un año. No era lo que yo esperaba, así que pensé que era mejor dejarlo ahí que a los tres años.

-Imagino a tus padres con el cuchillo de 'Psicosis' esperándote...

-(Risas) El día que iba a decir en casa que quería irme a Madrid a estudiar Artes Escénicas estaba atacadísimo. Se lo dije a mi madre primero y ¿sabes qué me dijo?

-¿Que eras hombre muerto?

-¡No! Todo lo contrario, lo recuerdo perfecto, me dijo: «¡Échale huevos!»

-¿Tu madre te apoyó?

-Sí, sí. Muchísimo. De hecho, fui a estudiar Artes Escénicas gracias a ella. Su apoyo me dio fuerza y confianza.

-Benditas madres, ¿qué haríamos sin ellas?

-Poca cosa, para mí ha sido un gran apoyo. También allí en Madrid.

-Me alegra saber que no te olvidaste de los tuyos en la gran ciudad...

-¡Para nada! Tuve mis momentos bajos, no todo fue de color de rosa, pero me divertí muchísimo.

-Seguro que no todo fue fiesta.

-¡Claro! Empecé a hacer cosillas con un amigo del colegio que también estaba estudiando en Madrid. Decidimos invertir un dinero que teníamos ahorrado en comprar material de cámara. Cada vez que tomábamos un café se nos ocurría un cortometraje, así que rodamos bastantes cosas. Yo me ponía delante y detrás de la cámara. Hacía de actor y descargaba furgonetas.

-No se puede empezar teniendo camerino...

-Eso es, pero gracias al material que grabamos, reuní lo suficiente para hacerme un videobook. Lo envié a varias agencias y representantes. Así, estuve trabajando un tiempo con una agencia que, la verdad, me sacó bastante trabajo.

-¿Recuerdas tu primer trabajo remunerado?

-Sí, fue en un capítulo de Centro Médico, una serie de TVE.

-¿Cómo fue?

-Una pasada. Estando allí, yo todavía me decía: «estos no saben a quién han cogido, si yo soy un chico normal de Irun». (Risas) Hice de paciente al que le habían atacado unas avispas asesinas.

-Muy Hitchcock, pero sin pájaros.

-(Risas) No había avispas, eh. Yo estaba en el hospital y me daba un ataque.

-¿Y después? ¿Muchos castings?

-Bueno, unos cuantos ya he hecho sí. Dicen que de cien sale uno, pues... ¡hay que hacer cien!

-¿'Presunto Culpable' fue el número cien?

-Creo que no. Ese casting me salió cuando empecé a trabajar con Javi, mi representante. Me llamó, vi la gente con la que trabajaba y decidí cambiar y probar suerte.

-¿Tienes tu propia Paquita Salas?

-(Risas) Sí, sí. Me hace pedir torreznos en los castings.

-Bromas aparte, ¿cómo te enteras de que te han cogido para la serie?

-Al cabo de una semana de hacer el casting, me llamó y me dijo que no me habían cogido.

-¿Era una broma?

-No, no. Me llamó a los tres días diciéndome: «¿Qué pasa, Eneko?». Como acababa de estrenarse 'Handia' y yo conocía a Eneko Sagardoy, creía que me preguntaba por él. (Risas)

-Fue su forma de decirte que ibas a ser Eneko...

-No me acordaba que el personaje de la serie se llamaba Eneko. Me dijo que me habían dado el papel y salí corriendo a contárselo a mis padres.

-Menos mal que le echaste...

-(Risas) ¡Y tanto! No me arrepiento para nada. Es un mundo muy duro, no existen los contratos indefinidos, pero cuando encuentras trabajo, ¡es el más bonito del mundo!

-¿Cómo de bonito ha sido el rodaje de la serie?

-Increíble. Aún no me lo creo, ha sido como estar en un campamento con gente del gremio en el que he pasado un tiempo súper productivo.

-Gente del gremio y qué gente.

-Imagínate, cuando fui a Bohadilla del Monte a la primera lectura de guión y me encuentro a Miguel Ángel Muñoz, Irene Montalá, Elvira Mínguez...

-Y tú, este chico de Irun, ahí.

-Eso pensaba yo todo el rato, sí, así que he exprimido al máximo la experiencia. He aprendido muchísimo.

-¿Quién y cómo es Eneko?

-Es el hermano de Anne, la chica que desaparece. Él no quiere meterse en las movidas que tengan las familias. Asume rápido lo que ha pasado e intenta seguir adelante, pero las circunstancias no le dejan.

-Intriga al más puro estilo Hitchcock, ¿no?

-Todos tenemos nuestro punto de sospecha. Os van a tener en vilo todo el rato, ¡ya veras!

-¿Cuándo podremos verte como Eneko en la pequeña pantalla?

-Aún no hay fecha, igual en otoño.

-¿Y ahora qué?

-¡Ahora hasta grabo bodas! (Risas)

-¿Bodas? ¿Cómo?

-Tengo una pequeña productora, bueno, tengo un socio y material de cámara. ¿ Te acuerdas? 'De Milagro PC', así nos llamamos. Hacemos cortos, vídeos corporativos, bodas... ¡nos atrevemos con casi todo!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos