Kalakan y el coro Náyade se alían para ofrecer un concierto único en el Juncal

Trabajo en común. Keelan y los tres músicos de Kalakan ante las cantoras de Náyade en uno de los ensayos realizados. / NÁYADE ABESBATZA
Trabajo en común. Keelan y los tres músicos de Kalakan ante las cantoras de Náyade en uno de los ensayos realizados. / NÁYADE ABESBATZA

Será este domingo en la parroquia del Juncal, a las siete de la tarde y con entrada libre y gratuita hasta completar el aforo

IÑIGO MORONDO IRUN.

El Ayuntamiento de Irun puso en marcha en 2016 un taller de creatividad ligado a la música y denominado Soinulabor. Nació con la idea de experimentar en el campo sonoro, de poner en relación a artistas de diferentes disciplinas o a músicos cuyas carreras, en principio, no estaban llamadas a cruzarse. Y ver qué pasaba, si es que pasaba algo.

Uno de los frutos de todo aquello, fue una pequeña actuación conjunta del coro Ametsa Gazte de Irun y el trío de Iparralde Kalakan, que prepararon un pequeño repertorio. «Nos quedamos con ganas de más», aseguraba ayer Janmixel Bereau, uno de los componentes de este grupo conocido por hacer arreglos contemporáneos para percusión y voz de temas de la tradición vasca.

De aquella inquietud y aprovechando la línea de trabajo abierta entre Kalakan y el Ayuntamiento, llega este domingo a la parroquia del Juncal (a las 19.00 y con entrada libre) otra mezcla con un coro local, esta vez en un formato de concierto completo. «Colaboraciones como éstas son siempre enriquecedoras para las dos partes», apuntaba la delegada de Cultura, Juncal Eizagirre, que agradeció el trabajo de todos para este concierto «en exclusiva» que disfrutará la ciudad.

«Ha sido un verdadero trabajo en común; no un 'vosotros esto, nosotras esto y se acabó'»

«Hemos tenido que ensayar los domingos porque no había otros días disponibles», apuntó Bereau. Cuatro sesiones de entre tres y cuatro horas en cuatro semanas consecutivas, «descansando las dos últimas porque el fin de semana pasado estábamos en Canarias y este último, en Letonia».Es el ritmo que lleva Kalakan, que ofrece muchos conciertos por todo el mundo. Ya lo hacía antes de girar durante meses con Madonna en 2011 y aquello les dio aún más proyección internacional.

«Elegimos ser músicos profesionales. Eso tiene cosas buenas y cosas malas», entre las que Bereau citó que «cuando no tienes ganas, también te tienes que subir al escenario, ponerte en tu sitio y hacer las cosas bien. Esas cosas pasan cuando estás de gira y tienes que hacer el mismo concierto una y otra vez. Experiencias como ésta con Náyade se convierten en alimento para nuestro ánimo y nuestra voluntad. Nos llenan de ganas».

Aseguraba que trabajar con las cantoras «ha sido muy agradable. Han sido como sorgiñas, en el buen sentido. Tienen esa sensibilidad y esa relación entre ellas que lo hace todo tan goxua, tan bonito...»

El director del coro, Andrew Keelan, agradeció a los tres músicos de Iparralde y a las cantoras de Náyade haber hecho posible «que esto haya sido verdaderamente un trabajo en común, no un 'vosotros esto, nosotras esto y se acabó'. En el primer ensayo, vinieron y escucharon lo que hacíamos. A la semana siguiente, no sé de dónde sacaron el tiempo, llegaron con un montón de ideas. Así que aunque en el concierto actuamos juntos y también por separado, todo está marcado por el estilo que ha nacido de haber trabajado juntos».

«Hemos hecho un buen trabajo en los ensayos y fuera de ellos. Las cantoras han invertido mucho en este concierto. Ha sido una aventura bonita y estoy seguro de que el concierto también lo será», comentó Bereau.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos