Juan Cruz Ruiz de Angulo (Veterano organizador de la Irungo Euskal Jira): «En los inicios no teníamos local, pero sí ilusión y muchas ganas»

Juan Cruz lleva 30 años en la organización de la Euskal Jira.
/F. DE LA HERA
Juan Cruz lleva 30 años en la organización de la Euskal Jira. / F. DE LA HERA

Hoy se celebra la 40ª edición ininterrumpida de la Irungo Euskal Jira y en este tiempo ha cambiado la forma de trabajar pero no las ganas

EKAITZ RETAMOSA IRUN.

Esta tarde nueve gurdias pasearán por las calles de Irun en la Euskal Jira, actividad cultural que se viene organizando ininterrumpidamente desde el año 1979, aunque sus inicios datan del 15 de agosto de 1928. Hablamos con Juan Cruz Ruiz de Angulo, uno de los miembros de la segunda comisión organizadora de la Irungo Euskal Jira.

-¿Quiénes estaban en esa segunda comisión de la Euskal Jira?

-Había bastante gente tirando del carro, nunca mejor dicho. Estaban Josebe Karkabilla, José Julián Martiarena, Satur Ibargoyen...

«A Satur Ibargoyen siempre le vamos a recordar con su acordeón»«Hay que poner medios al alcance de los jóvenes para que saquen gurdias»«Animo a la gente a que entre en cualquier gurdia, a que baile y participe»

-¿Cómo recuerda aquellos inicios?

-La verdad es que fueron años duros. Había que trabajar mucho. Se estaba gestando la sociedad Irungo Euskal Kirolak (de la que Juan Cruz es presidente), pero, a la vez, se hacían ya diversas actividades. No teníamos local, nos reuníamos en el bar Estebenea. Pero eso sí, había ilusión y muchas ganas de hacer las cosas bien.

-Sin local sería difícil preparar las gurdias...

-Las guardábamos en el caserio Txumarra. Pero cada uno tenía su txoko o taller para guardar el material. Se pensaba un tema, que siempre tenía que estar ligado al deporte vasco, los caseríos, actividades de trabajo... Durante estos años hemos hecho de todo. Habrá que repetir temáticas ya que son 40 años y los jóvenes no han visto esas gurdias.

-¿Cómo fueron las horas de trabajo con los recordados Martiarena e Ibargoyen?

-Fueron años muy bonitos. Trabajábamos codo con codo y en todo lo que se podía. Todo el mundo trabaja y cada uno tiene su labor. Satur Ibargoyen se encargaba del tema de los artesanos, pero siempre le recordaremos con su acordeón: era el primero en llegar y el último en irse.

-¿Qué diferencias hay entre la Euskal Jira de hace 40 años con la de ahora?

-Hoy en día hay mucha más gente, es más vistosa. Los trabajos que se realizaban antes encima de la gurdia eran trabajos laboriosos. Ahora se trabaja con maquetas y es mucho más sencillo. También, a la hora de elaborar las carrozas, ahora los carteles son fotografías. Antes se hacía todo a mano. Y en la actualidad, el Ayuntamiento de Irun nos da más apoyo económico.

-Este año van a salir nueve gurdias. ¿Antes cuántas salían?

-Siempre han salido alrededor de 9-10. Algunos años el pico subía a 12 porque venía alguna de Baztan, pero siempre se ha mantenido. Hoy en día hay grupos jóvenes, como el de Ventas y Kemen, que sacan adelante todos los años una gurdia. Son gente joven que tiene ganas de trabajar y piensas: 'menos mal que hay gente que tira con las gurdias'.

-¿Veremos más gurdias en los próximos años?

-Bastante es que se mantenga. Ha habido años que han aparecido un par más y hace ilusión. Pero es bonito seguir en esta línea y que se mantenga el número de gurdias. En el futuro costará más, habrá que moverse más. Hay que animar a la gente. Hay que poner los medios al alcance de los jóvenes para que entren en los grupos de trabajo y saquen gurdias. Este año hemos hecho una gurdia metálica. No necesita de mantenimiento, no sufre destrozos y es una maravilla. Ahora que los jóvenes tienen un pabellón donde trabajamos todos, nosotros solo tenemos que ayudarles para que se vayan animando. Estamos dispuestos a todo y es importante que entren.

-De todos estos años de trabajo, ¿recuerda alguna anécdota?

-Bff. Hay muchas y todas tienen que ver con el día de la Euskal Jira. Más de una vez, debido a la galerna que entra a la tarde, ha habido gurdias que han terminado rotas o simplemente no han logrado subir la calle Fuenterrabia.

-¿Qué destacaría de la fiesta?

-Mira, mucha gente me dice que a dónde vamos con gurdias si con un tractor se va más cómodo. Nos cuesta traerlos de fuera. Pero merece la pena el trabajo porque los bueyes y las gurdias son la marca característica de la Euskal Jira.

-¿Qué le diría a la gente para que se animase a participar?

-El problema es que este año coincidimos con la Clásica Ciclista San Sebastián-San Sebastián, el partido de fútbol de la Euskal Kopa, además hará buen tiempo y la gente irá a la playa... Irun es muy grande y hay actividades para todos. Y a aquellos que estén en las aceras viendo el desfile, les animo a que entren a cualquier gurdia y bailen y participen. Se lo pasarán bien.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos