«Intentaremos ser el Bidasoa del año pasado lo antes posible»

Zubiria, Aginagalde y Cuétara, en el primer entrenamiento.
/DE LA HERA
Zubiria, Aginagalde y Cuétara, en el primer entrenamiento. / DE LA HERA

«Partimos de un nivel bastante elevado esta pretemporada», destaca el técnico Jacobo Cuétara El Bidasoa se mide hoy al Chartres francés en Hondarribia (19.00)

E.P.IRUN.

El primer partido del verano no se ha hecho esperar demasiado para el Bidasoa-Irun. Nueve días después de comenzar la pretemporada, los de Jacobo Cuétara se medirán esta tarde al Chartres Métropole en Hondartza a partir de las 19.00 horas. La última vez que los bidasotarras visitaron la pista hondarribiarra fue a principios de mayo, con motivo de la final de la Euskal Kopa ganada al Amenabar Zarautz.

El choque ante los galos, que entrenaron de forma conjunta con el Bidasoa ayer en Hondarribia, tendrá carácter benéfico, ya que toda la recaudación irá destinada a la 'Beñat Elzo Mendi Lasterketa'. Los organizadores de la carrera que tendrá lugar el próximo 1 de noviembre han elegido como beneficiaria a la asociación de pacientes y familiares afectados por enfermedades neurodegenerativas por acumulación cerebral de hierro (ENACH). Las entradas costarán cinco euros.

Hoy (19
00). En Hondarribia contra el Chartres Métropole Handball, a beneficio de la 'VI Beñat Elzo Mendi Lasterketa' y la asociación ENACH.
17 de agosto
En Zumaia contra el Blendio Sinfín.
23 de agosto
Torneo de Egia, semifinal contra Logroño La Rioja.
24 de agosto
Torneo de Egia, final o partido por el tercer puesto contra Helvetia Anaitasuna o Toulouse.
30 de agosto
En Elgoibar contra Alarcos Ciudad Real.
31 de agosto
En Zarautz a favor de Kilometroak, contra Helvetia Anaitasuna.

En la víspera del primer test de la pretemporada, Jacobo Cuétara señaló que «será un partido de preparación, un entrenamiento muy bueno», y destacó «lo bien diseñado» que está el calendario de amistosos este verano. «Muchas veces no puedes colocarlos como te gustaría por diferentes compromisos pero este año nos permite tener un número interesante de partidos, de diferentes niveles, y además tener las semanas bastante liberadas para poder entrenar con volumen».

A pesar de llevar pocas jornadas de trabajo, el preparador bidasotarra ha podido constatar que los jugadores «han llegado muy bien. Un porcentaje muy alto de éxito de una pretemporada tiene que ver con cómo vienen el primer día. Los jugadores tenían sus planes de verano con distintos objetivos».

El riosellano es de los que piensa que «hay que seguir trabajando en el periodo de descanso e incluso se puede utilizar para mejorar ciertas características. Se nota que han llegado en buen momento y eso nos permite entrenar con mayor calidad, volumen e intensidad, además de poder evitar sobrecargas por el trabajo».

Esa labor llevada a cabo durante el periodo vacacional y haber mantenido el grupo juegan a favor del Bidasoa esta pretemporada. «Estamos hablando del subcampeón, finalista de Copa Asobal, con jugadores que van a jugar Champions, y eso para otros equipos en muy goloso. A pesar de eso hemos dado continuidad al bloque».

En ese sentido, Cuétara apuntaba que «es el bendito problema de ir creciendo y mejorando, que todo el mundo mira hacia nosotros. Cada vez somos más atractivos, no solamente para los de fuera, también para los que están con nosotros. La competencia aumenta porque cada vez quieren venir más jugadores».

El premio de la Champions

El gran atractivo para la plantilla del Bidasoa-Irun y sus aficionados será la participación en la Champions, que arrancará el 14 de septiembre. «Tenemos ganas de ponernos a prueba y de ver hasta dónde podemos llegar», aseguraba el preparador del Bidasoa-Irun. «El problema es que no tenemos referencias y es complicado saber dónde nos podemos situar. Hasta que no lleguen los partidos no lo sabremos. Somos novatos en eso pero nos generará una experiencia que puede ser importante para el equipo y para el club».

Los pupilos de Cuétara tendrán que lidiar con los partidos de la máxima competición continental y el exigente arranque liguero en el primer tramo del curso. «Todo tiene sus pros y sus contras», matizaba a ese respecto. «Se habla del desgaste que ello supone pero también es verdad que te da un ritmo de competición alto. Muchas veces el propio partido es el mejor entrenamiento, porque es el más específico».

Además, «será un gran aprendizaje», añadía el entrenador. «Cuando llevas jugadas diez Champions, la undécima no supone demasiado, pero para nosotros será la primera. Vamos a crecer muchísimo y eso se traspasará a la Liga».