«Se está haciendo muy largo»

Cerrado. El puente Avenida no se puede utilizar desde el 12 de abril de 2017. / F. DE LA HERA
Cerrado. El puente Avenida no se puede utilizar desde el 12 de abril de 2017. / F. DE LA HERA

El puente Avenida lleva más de año y medio cerrado a la espera de una reforma | El Gobierno municipal adjudicó la obra en abril pero la empresa no llegó a comenzarla y la Junta de Gobierno le ha requerido esta semana que inicie los trabajos de inmediato

IÑIGO MORONDO IRUN.

El puente Avenida se cerró de urgencia en abril de 2017. Mientras se realizaba un estudio para su mantenimiento, los técnicos detectaron deficiencias peligrosas. Como el análisis de lo que había que hacer estaba muy avanzado, el Ayuntamiento tuvo el proyecto de rehabilitación en poco más de medio año. Entretanto, el Gobierno local habilitó la partida económica y gestionó los permisos necesarios para actuar. En noviembre ya salió la obra a concurso y en abril, cumplidos todos los plazos que exige la ley, se adjudicó a Acciona Construcciones por 1,7 millones y con un plazo de 9 meses.

La obra debería haber empezado entonces y estaría ya a un par de meses de acabar, pero no fue lo que ocurrió. La adjudicataria presentó a finales de junio una solicitud de resolución del contrato por «diferencias de interpretación en varias partidas del proyecto». Desde entonces el consistorio ha repasado las condiciones técnicas de la licitación y confirmado las vías jurídicas para llegar al punto que alcanzó esta semana: la Junta de Gobierno ha aprobado desestimar la solicitud de Acciona e insta a la empresa a cumplir el contrato en los términos en los que fue adjudicado.

«Pensaba que ya no lo harían»

Ese requierimiento a la empresa puede suponer que las obras empiecen en unas pocas semanas. O que la empresa renuncie unilateralmente, con los perjuicios que podría suponerle, pero alargando aún más los plazos para una solución que se está retrasando demasiado para los esfuerzos que hizo el consistorio por acelerarla todo lo posible y los deseos de los usuarios habituales.

Son muchas las personas que cada día pasan a pie de un lado al otro del río, en algún caso por compras o para ir a trabajar, pero en casi todos por ocio. Ayer lo hacían Blanca, Pilar, Maribel e Iñasi. «Venimos a diario, algunos días en bici y otros andando», explicaba Pilar. «De una forma o de la otra, ahora pasar el río está incomodísimo», aseguraba.

«¿Cuánto hace que cerraron el puente pequeño?», preguntaba Maribel, «¿cuatro años?»; «yo creo que dos», opinaba Pilar. La realidad es que apenas año y medio. «Pues se me está haciendo larguísimo, chico, de verdad». Blanca explicaba que «cuando venimos andando tenemos que dar más vuelta y luego pasar ese cruce, cuando ya estás en Hendaia, que es un paso de cebra triple y por el que los coches pasan bastante rápido. Pero en bici es mucho peor, porque el tráfico de aquí no es nada agradable». Maribel, de hecho, no usa la calzada. «Yo no tengo edad para meterme con la bici ahí, pero la acera del puente grande es horrorosa, con las baldosas sueltas, que hacen 'klon, klon'... Me pone mala. Y encima la gente diciéndome que dónde voy, que la acera no es mi sitio. ¿Pero alguien cree que me puedo meter en la carretera con ese tráfico?».

Las penurias se limitan al paso del río y por eso siguen usando los paseos de un lado y del otro. «Sinceramente, yo ya había empezado a pensar que el puente viejo ya no lo arreglaban. Me alegro de que el Ayuntamiento esté trabajando para que se pueda volver a abrir», aseguraba Blanca. «Aquí ves muchísima gente todos los días pasando por el puente grande y hablas y ves que todo el mundo se queja. Tenemos muchas ganas de que reabran el viejo, aunque tarden otro año», aseguraba Pilar.

 

Fotos

Vídeos