Los grupos del programa de medio abierto llegaron en 2018 a 477 menores de Irun

M.A.I.IRUN.

El programa de medio abierto ha cumplido 18 años en funcionamiento en la ciudad. Se planteó como respuesta a las necesidades socioeducativas de niños, niñas y adolescentes de entre 11 y 17 años con la idea de actuar en su vida cotidiana, trabajando en grupos y en la calle mediante un equipo de educadores formados en este tipo de atenciones. Los educadores desarrollan su labor en diferentes puntos de la ciudad y se coordinan para ello con los recursos y los servicios del entorno.

«Es quizás uno de los programas que públicamente menos se conoce, pero en cuanto a intervención comunitaria, para nosotros es sin duda una de las iniciativas que tiene más valor», explicaba el delegado de Bienestar Social en funciones, Sergio Corchón. El concejal apuntó que «este programa de intervención socioeducativa se caracteriza por ofrecer una atención cercana, en contacto directo con el propio entorno del menor». Entre los objetivos que persigue destacó «escuchar y apoyar a niños, niñas y adolescentes en sus demandas, dotarlos de los recursos que propicien su proceso de desarrollo personal y generar capacidades y habilidades en estos menores de cara a desenvolverse en sus círculos familiares, escolares y comunitarios».

Más de 400 casos

El delegado pone como ejemplo la labor realizada en el marco de este programa durante el año pasado, en el que 477 menores participaron en los grupos. Además de las actividades en grupo, este servicio promueve otras iniciativas comunitarias, habitualmente por barrios, en las que a los participantes en los grupos se suman personas externas como otros jóvenes, familiares o vecinos y vecinas del barrio que también se acercan a estas actividades. Así, se han celebrado festivales, campeonatos deportivos (de fútbol, de pelota...), comparsas de carnavales, etcétera. En estos casos, 2018 reunió hasta 1.000 personas en torno a las iniciativas derivadas del programa.