Una gran jornada de cicloturismo

Miguel Indurain y Juanma Garate posaron con los integrantes de la escuela del Club Ciclista Irunés. / F. DE LA HERA
Miguel Indurain y Juanma Garate posaron con los integrantes de la escuela del Club Ciclista Irunés. / F. DE LA HERA

Miguel Indurain fue protagonista de la 'X Marcha cicloturista Juanma Garate'

I.A.IRUN.

Casi 500 participantes se animaron el domingo a completar alguno de los dos recorridos que ofrecía la décima edición de la 'Marcha cicloturista Juanma Garate'.

Los chavales de la escuela del Club Ciclista Irunés encabezaron el pelotón hasta el puerto refugio y desde allí los cicloturistas volvieron a Irun para hacer el clásico recorrido de Agiña y Aritxulegi y regresar a la plaza San Juan por Ventas y Olaberria. Allí acabó el recorrido corto, de 72 kilómetros, pero muchos participantes siguieron a por más kilómetros y, sobre todo, a por más dificultades montañosas. Ascendiendo Erlaitz y Jaizkibel por Lezo alargaron la mañana y regresaron a la plaza San Juan con 122 kilómetros en las piernas.

Los llevaban, entre otros, el propio Juanma Garate, Patxi Vila, Haimar Zubeldia o quien se erigió protagonista de la jornada, Miguel Indurain. Desde que llegó a la zona de meta fue abordado por jóvenes y no tan jóvenes que quisieron sacarse una foto con él o conseguir su autógrafo. El navarro atendió a todos con su habitual amabilidad.

Balance positivo

Juanma Garate hizo un balance «muy positivo de esta décima edición. Hubo un par de percances pero en general vivimos un día en muy buen ambiente».

Destaca el irundarra que «esta marcha tiene muy poco espíritu competitivo y queremos que siga siendo así. Unos pocos vienen con ganas de apretar, pero enseguida ven que esta marcha no va de eso». El propio Garate llegó en un pelotón casi media hora después de que lo hicieran los primeros, predicando con el ejemplo de que no era un día para ir rápido, sino para disfrutar del precioso recorrido y de las buenas compañías. Ya queda menos para la undécima edición.