El Gobierno muestra su «preocupación» por el proyecto de la residencia de Arbes

El delegado de Bienestar social, Sergio Corchón, ayer en rueda de prensa. / F. DE LA HERA
El delegado de Bienestar social, Sergio Corchón, ayer en rueda de prensa. / F. DE LA HERA

«No tenemos noticias de la Diputación sobre la firma del convenio desde hace un año» | Sergio Corchón recuerda que el diputado general anunció que el centro abriría sus puertas en el primer semestre de 2019 pero «desgraciadamente no va a ser posible»

JOANA OCHOTECO IRUN.

El Gobierno municipal de Irun ha manifestado su «preocupación» en torno al proyecto de residencia para personas mayores de Arbes. Es una infraestructura «muy demandada tanto por la ciudadanía de Irun como por el Ayuntamiento, que llevamos esperando muchos años», afirmó el delegado de Bienestar social, Sergio Corchón. Sin embargo, «a todas luces, y por desgracia, este proyecto no va a ser posible durante este mandato», a pesar de que el diputado general, Markel Olano, «se comprometió a ello».

El delegado realizó una cronología del proceso: la Diputación y el Ayuntamiento firmaron, en 2010, un convenio en el que el consistorio cedía al ente foral los terrenos de Arbes en los que se ubicaría la residencia. En el mandato entre 2011 y 2015, «el gobierno de Bildu paró el proyecto». A principios del presente mandato se retomaron las negociaciones, «y la Diputación se mostró conforme a la construcción de la residencia». El proyecto previsto incluye también la ejecución, por parte del Ayuntamiento de Irun, de unos apartamentos tutelados en el mismo espacio.

Hace un año, en noviembre de 2017, «el Pleno municipal aprobó el convenio para construir este equipamiento que incluiría la residencia y los apartamentos tutelados. El Consejo de diputados hizo lo propio, aprobando también el convenio el 12 de diciembre de 2017». Para que ese documento tenga validez, el siguiente paso es que ambas administraciones lo firmen. «Si no, no sirve para nada».

La lista de espera para acceder a una residencia en Irun «está en torno a las sesenta personas»

«Llevamos esperando desde diciembre, desde hace casi un año, a reunirnos con la Diputación para firmar ese convenio», afirmó Sergio Corchón. Desde entonces, puntualizó, «hemos tenido varias reuniones con el departamento de Política Social para ir trabajando diferentes cuestiones al respecto, pero ninguna de ellas se puede formalizar sin la firma del convenio». El delegado se refirió a «una cláusula muy importante» que figura en dicho documento: la petición de que se constituya «una comisión de seguimiento para el proyecto».

«Compromiso público»

Este verano, continuó Sergio Corchón, «le envié una carta a Maite Peña, diputada de Política Social, recordándole la importancia de la firma del convenio». El delegado instó a la diputada a realizar la firma «cuanto antes, para así poder constituir formalmente esa comisión de seguimiento que haga posible el procedimiento para la construcción de la residencia. A día de hoy, no tenemos respuesta», lamentó.

El delegado quiso recordar «el compromiso del diputado general» respecto a este proyecto: «en junio de 2016, miembros del actual gobierno foral visitaron el Ayuntamiento para concretar dos compromisos fundamentales: la Ronda Sur y la construcción de la residencia de Arbes. El diputado general se comprometió públicamente a que esta última se iba a construir durante este mandato», aseguró Corchón. Posteriormente, en 2017, durante «una visita a la residencia Cáser de Hondarribia», Markel Olano «dijo que la construcción del equipamiento de Arbes iba a empezar en el primer semestre de 2018, para que su apertura pudiera realizarse durante el primer semestre de 2019». Sin embargo, estando «a mediados de noviembre de 2018» y sin «una propuesta para firmar el convenio, vemos que desgraciadamente no va ser posible. Esta es la realidad».

El delegado recordó que «la lista de espera de mayores para acceder a una residencia en Irun está en torno a las sesenta personas. Esta es la cruda y triste realidad», reiteró Corchón. Si el proyecto previsto para Arbes se ejecutase, aseguró, «mejoraría mucho la cobertura a estas personas», al contar «tanto con la residencia como con los apartamentos tutelados».

«Es un proyecto que lleva pendiente demasiados años y que estamos deseando poder poner en marcha, pero dependemos de la Diputación», señaló Sergio Corchón, que consideró que «nos parece importante transmitir esta preocupación a la ciudadanía de Irun».

 

Fotos

Vídeos