Balonmano

Si gana el Bidasoa, nos lo creemos...

Rodrigo Salinas es uno de los hombres fuertes del ataque del cuadro amarillo. / F. DE LA HERA
Rodrigo Salinas es uno de los hombres fuertes del ataque del cuadro amarillo. / F. DE LA HERA

Los irundarras reciben mañana en Artaleku al Granollers (13.00 horas, GOL) | El cuadro amarillo afronta el partido con cinco puntos de ocho y quiere confirmar su gran inicio con otro triunfo de postín

BORJA OLAZABAL IRUN.

Por el momento estamos siendo cautos. El Bidasoa-Irun está realizando un gran inicio de temporada, eso no se le escapa a nadie, pero esto no ha hecho más que empezar. Tras el partido de mañana, también quedaría un mundo por delante como para hablar de objetivos, pero si el Bidasoa le gana en Artaleku (13.00, GOL) al Granollers, nos lo vamos a empezar a creer.

Y no vamos a sacar demasiado pecho, pero al menos nos empezaríamos a creer que los de amarillo tienen el nivel suficiente como para estar en la pelea con los mejores. Como para luchar por esa zona de la tabla que alberga desde el segundo al quinto clasificado y que hasta hace bien poco parecía reservada para otros.

Pero es que los de Irun ya le han ganado esta campaña a Anaitasuna y al Ademar. Y han empatado en el Huerta del Rey ante el Atlético Valladolid. Y han dado un muy buen nivel ante el Barça. Y mañana, contra los vallesanos, juegan en casa. Con su afición. Y con esa sensación de que también se puede ganar.

El partido es de los difíciles. Contra los Antonio García, Adriá Figueras y compañía. Contra viejos amigos como Borja Lancina e Ivan Popovic. Pero este Bidasoa-Irun, con su imponente defensa y con la moral por las nubes, no se va a arrugar.

Los hombres entrenados por Jacobo Cuétara son quintos con cinco puntos. Los mismos tiene el Granollers. No es un partido, es un partidazo. No se puede fallar. Artaleku tiene que rugir. El Bidasoa quiere su sitio en la parte alta de la tabla.

Homenajes diversos

El partido de mañana tendrá varios puntos emotivos en forma de homenajes. El más triste será el minuto de silencio que se le tributará a Óscar Mainer, fallecido esta semana y que jugó una temporada en el Bidasoa, la 2003-2004.

Antes del partido también habrá momento para los aplausos de alegría, ya que se homenajeará a los remeros de la Ama Guadalupekoa por la consecución de la Bandera de La Concha.

Y en el tiempo de descanso se procederá a la entrega de la insignia de oro del club a Aitor Etxaburu y a Javier Barreto. Ambos fueron parte de la histórica plantilla de la temporada 94/95, en la que se conquistó la Copa de Europa.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos