Los funcionarios municipales protestan porque las mejoras laborales acordadas no se han elevado al Pleno

Concentración. Funcionarios municipales protestaron ayer en los arkupes. / F. DE LA HERA
Concentración. Funcionarios municipales protestaron ayer en los arkupes. / F. DE LA HERA

Pese a pactar con el delegado las condiciones de Udalhitz «con algunas mejoras», el interventor ha hecho 'matizaciones' sobre el texto y no se ha tramitado el dictamen

IÑIGO MORONDO IRUN.

Santa Rita, patrona de los funcionarios, suele servir en el Ayuntamiento de Irun como motivo para un lunch al que se invita a los centenares de empleados municipales a mediodía del viernes de la semana en la que cae el 22 de mayo, el día consagrado a esta santa. Ayer, muchos de ellos no acudieron al acto y se concentraron en los arkupes consistoriales como gesto de protesta porque el acuerdo laboral que la Junta de Personal había alcanzado este mismo año con el Gobierno municipal en cuanto a sus condiciones de trabajo no ha llegado a elevarse ante el Pleno de la Corporación.

«Eudel (Asociación de Municipios Vascos) pidió a los Ayuntamientos que volvieran a las condiciones del convenio Udalhitz para trabajadores municipales vascos», explicaron ayer desde la Junta de Personal, el equivalente al comité de empresa para los empleados del Ayuntamiento. «Durante meses hemos mantenido un proceso negociador en el que hemos ido avanzando hasta alcanzar un acuerdo que suponía recuperar el poder adquisitivo perdido a raíz de la crisis y alcanzar las condiciones del Udalhitz (con alguna mejora en alguna cosa) que habíamos perdido en 2012». La Junta de Personal firmó el acuerdo, pero entonces el delegado del área de Personal, Pedro Alegre, «nos comentó que desde Intervención habían señalado que algunas partes del acuerdo no tenían el encaje legal para llevarlas a Pleno». También les dijo que no se preocuparan, «que los servicios jurídicos municipales habían dado el visto bueno, que iba a ser cuestión de días», razón por la cual «trasladamos a la plantilla el acuerdo alcanzado, informando de que se aprobaría en breve».

Sin embargo, el dictamen no entró en la convocatoria plenaria de abril ni ha habido una extraordinaria en mayo para que se aprobara. «El mandato acaba y esto no se ha aprobado, no se ha elevado a Pleno. Nos dicen que tiene todos los parabienes jurídicos de los técnicos de la casa, pero que el interventor aprecia 'matizaciones' y la secretaria municipal, que es quien tiene la última palabra, no lo eleva al Pleno». La Junta recordaba que «aunque el acuerdo lo hemos alcanzado con esta Corporación, exigiremos a la que resulte de las elecciones del domingo que lo asuma tal y como está planteado».