«En esta fiesta todos y todas tenemos un lugar»

Jóvenes soldados del Alarde sonríen felices en la plaza de San Juan, mientras esperan la entrada de la general Maite Vergara. /  ARIZMENDI
Jóvenes soldados del Alarde sonríen felices en la plaza de San Juan, mientras esperan la entrada de la general Maite Vergara. / ARIZMENDI

Las cantineras celebraron ayer el apoyo del público al Alarde mixto, «que ha sido impresionante» | Haizea Sendón se llevó los aplausos de todos los componentes del desfile igualitario en el rompan filas de la calle Ermita

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.

El Alarde es siempre igual y siempre distinto. El de ayer tuvo una hermosa peculiaridad, que responde al nombre de Haizea Sendón Verdini. La cantinera de Santiago se lo pasó «¡genial, genial, genial!». Llegó a la calle Ermita al término del desfile de la mañana, un poco cansada pero feliz, arropada por su familia y por Ana Pérez, Luisma Moreno y Miren Etxeberria, los directores de Ezezagunok, el grupo de teatro del que forma parte. Toda su compañía se volcó con ella y también los componentes del resto del Alarde, que la esperaron para aplaudirla, todos a una.

«Ha sido un subidón en todos los aspectos», decía su orgullosa madre, después de verla desfilar con tanto temple, saludando y sonriendo a todo el mundo. «Ahora, a quitarme las botas, a descansar y coger fuerzas para la tarde», decía Haizea y alababa a su compañía por el apoyo.

Mientras Haizea Sendón llegaba a la calle Ermita, la Caballería descansaba en los jardines de la calle Bertsolari Uztapide. La cantinera, Naiara Sorzabalbere, acariciaba a su yegua. «Se ha portado muy bien, muy bien. Ha estado estupenda, supertranquila todo el tiempo», decía.

Ane Unanue, capitana, desprendía de las bridas a su montura. «Ha sido un Alarde muy bonito, con un ambiente superfestivo», comentaba. «Esperaba que íbamos a aumentar en participantes, porque hubo mucha gente en la Revista, pero lo del público ha sido impresionante». Estos sanmarciales serán difíciles de olvidar para la capitana de Caballería, también abanderada de la Corporación municipal el día de San Pedro, por ser la concejal más joven del Ayuntamiento irunés. «Han sido tres días muy intensos».

Otra abanderada feliz era ayer la teniente de la Compañía Bidasoa, Gurutze Aizpurua, que portó con arte la enseña de la ciudad. «Estoy encantada de haber llevado la bandera y de cómo ha salido todo. Llevo desfilando muchos años y he visto cantidad de gente nueva y muy joven participando en este Alarde».

Si Gurutze Aizpurua incorporó con ilusión al Alarde mixto la bandera de la ciudad, fue otra veterana del desfile igualitario, Oihana Briones, quien se la entregó en los arkupes del Ayuntamiento, visiblemente emocionada. «Estoy muy orgullosa de entregar la bandera de Irun y de entregársela a quien se la entrego», dijo. «También he estado en el Alarde mixto desde el inicio y estoy muy contenta de haber participado en este proyecto, en esta fiesta en la que todos y todas tenemos un lugar».