Ficoba mete a Gipuzkoa en la Navidad

El stand municipal para el comercio local preside la entrada a una feria con oferta muy variada y en la que no falta lo gastronómico. / F. DE LA HERA
El stand municipal para el comercio local preside la entrada a una feria con oferta muy variada y en la que no falta lo gastronómico. / F. DE LA HERA

El pequeño comercio local está muy presente en la edición de este año de la Feria de la Costa Vasca

IÑIGO MORONDO IRUN.

Miles de personas disfrutaron ayer de la primera de las cuatro jornadas de la Feria de Navidad de la Costa Vasca que por decimotercer año acoge y organiza Ficoba. Se presenta de nuevo con la oferta amplia y variada de más de cien expositores que ofrecen productos de alimentación, estética, decoración, turismo, moda y complementos, hogar, deporte, ocio, juguetes, calzado, tiempo libre y servicios. «Es el aliado perfecto para ir adelantando compras de Navidad, pero también un plan perfecto para el puente, con actividades para niños y adultos y varias food trucks», resumía Mónica Alday, directora de la feria, en el acto inaugural.

Miguel Ángel Páez, delegado de Comercio del Ayuntamiento reivindicó el valor creciente que en esta cita tiene «el comercio más cercano, el de Irun, el que está presente todos los días». Admitió que la competencia entre ciudades es muy dura hoy en día, «aún más en este eje en el que vivimos. Hay ciudades más grandes, pero nosotros podemos competir por lo diferente, por lo singular», dijo en referencia, entre otras cosas, a esta Feria de Navidad de la Costa Vasca.

Mucho comercio local

El Ayuntamiento apuesta fuerte por que Ficoba sea un nexo de unión entre los visitantes de la feria y la ciudad y sus comercios. El año pasado puso en marcha una experiencia que ha repetido de nuevo: un gran stand en la entrada al salón que en cada jornada ferial acoge a tres establecimientos de la ciudad; «una apuesta a largo plazo que ya ha empezado a dar sus frutos», valoraba Páez.

Un ejemplo es el espacio propio que tiene Sugar Repostería Creativa, negocio que participó del stand municipal en 2017. «El año pasado me fue muy bien, terminé el día emocionada», recordaba Noemí Barragán. «Vendimos todos los cupcakes; a mediodía me fui al obrador a hacer más y los vendimos también. Además, tuvimos un aumentó del 20% de afluencia en tienda, gente que venía con el flyer que repartimos aquí».

Su caso es significativo porque sin la oportunidad del año pasado, quizá nunca hubiera dado el paso de acudir a la feria. Pero hay más comercios locales que optan por alquilar su stand, como Lemond&Lulu, por ejemplo, empresa con tienda en Irun y Errenteria. «A la feria traemos ropa de hombre, de marcas jóvenes y buenas, pero muy bien de precio», explica Josean. «Queremos vender, claro, pero casi más darnos a conocer entre el público de esta feria, que viene de Francia, de Navarra y de muchos municipios de Gipuzkoa. Queremos mostrarles las cosas tan chulas que tenemos y les regalamos un cheque descuento para que nos visiten».

«El año pasado vine con el Ayuntamiento y fue tan bien que he cogido mi propio stand» Noemí Barragán, Sugar Repostería Creativa

«Las 'alaias' son las tablas artesanales de madera que están en el origen del surf» 'Xaxio' Andreano, Abian Products

Entre toda la oferta de la feria merece mención aparte la propuesta de los artesanos guipuzcoanos al fondo del Pabellón 3, donde el suelo rojo del resto del salón se vuelve verde. Es tanto una oportunidad para encontrar regalos únicos como para conocer lo inmenso que es el universo de la artesanía del territorio. Por ejemplo, el zarauztarra Xaxio Andreano muestra su catálogo de productos «de madera para actividades de equilibrio (surf, skate, tablas de equilibrio, tablas curvas para niños...), todo con materiales sostenibles» y a precios competitivos. Sus patinetes y longboards lucen acabados sin lija negra (barniz y arena hacen la función); sus tablas de surf son de madera. «Las 'alaias' están en el origen del surf». Son previas a la invención de la quilla, así que «hay que cuidar el detalle de sus formas, sus huecos y relieves, para que funcione. Y sólo pueden ser de paulownia, una madera que flexa muy bien».

Entre todos los stands y el ajetreo, el Pabellón 3 ofrece dos formas de hacer pausa. Una son los food trucks; la otra, precisamente en el Salón de Artesanía, un espacio de proyecciones que es un dulce para golosos del conocimiento de lo autóctono.

 

Fotos

Vídeos