La exposición 'Lo que el ojo no ve' muestra los faros en su interior

Imágenes. José Antonio Villafranca guía a un grupo de visitantes por la exposición fotográfica./F. DE LA HERA
Imágenes. José Antonio Villafranca guía a un grupo de visitantes por la exposición fotográfica. / F. DE LA HERA

Una treintena de fotografías, dos cartas marinas y varias bombillas que proyectaron su luz mar adentro pueden verse en la sala de Laboral Kutxa

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.

La Asociación Cultural Amigos de los Faros de Euskadi ha organizado una exposición fotográfica titulada 'Lo que el ojo no ve. Begiak ikusten ez duena', que puede visitarse hasta el sábado, día 13, en la sala de Laboral Kutxa. La muestra está compuesta por una treintena de fotografías, además de dos cartas marinas fechadas en 1930 y 1960 y varias bombillas que en su día proyectaron su luz, mar adentro, desde distintos faros de la costa cantábrica.

Cabo Vilan, La Plata, Higuer, Roncadoira, Fisterra, Cabo Mayor, Prioriño Chico, Illa Plancha y la Torre de Hércules (el más antiguo del mundo en funcionamiento) son algunos de los faros retratados para esta exposición. La mayoría de las imágenes tienen una pecularidad y es que nos muestran los faros desde el interior, un lugar que no suele ser de acceso público.

Contenido
Una treintena de fotografías de faros de la costa cantábrica, cartas marinas y bombillas de faros.
Lugar
Sala de exposiciones de Laboral Kutxa (paseo de Colón, 13), hasta el día 13 de abril, en horario de 18.00 a 20.30.

«Los faros son las construcciones más bonitas que encontramos en las costas», dice José Antonio Villafranca, presidente de la asociación organizadora de la muestra, que ayer guiaba a los visitantes en la sala de Laboral Kutxa. «Son lugares de un alto valor cultural que nos permiten observar algunas de las panorámicas más espectaculares de nuestra geografía. Pero por desgracia, en la mayoría de los casos, no podemos acceder a ellos. Con esta exposición, queremos mostrar algunas de las instantáneas que hemos tomado en las múltiples visitas realizadas al interior de los faros, tras acceder a ellos después de pedir los correspondientes permisos a la Autoridad Portuaria».

«Por eso, porque lo que mostramos en las fotografías no es accesible, el título de la exposición es 'Lo que el ojo no ve'», añade Iñaki García, secretario de la Asociación de Amigos de los Faros de Euskadi. Hay, en las imágenes, detalles muy curiosos del interior, como las diferentes cúpulas y escaleras, las bombillas o las lentes vistas desde dentro. Una curiosidad es la cúpula de cristal del faro de Higuer, «que también es un aerofaro, aunque no ejerce esa función», apunta el presidente.

En la costa vasca se conservan una docena de faros, todos ellos en activo, «aunque muchos ya no tienen farero. Las últimas oposiciones para ejercer este oficio se celebraron en 1993», explica Iñaki García. «En Euskadi sólo quedan tres o cuatro fareros, a día de hoy».

La divulgación, a través de charlas y exposiciones como la que puede visitarse en Laboral Kutxa y la defensa del patrimonio cultural de los faros son los principales objetivos de la asociación organizadora de la muestra. Proyectos como el que la artista Cristina Iglesias está llevando a cabo en el faro de la isla de Santa Clara son aplaudidos por la Asociación de Amigos de los Faros.

«Nos gusta ese proyecto, porque va a procurar que el de la isla de Santa Cristina sea un faro accesible para la gente. Es una manera de potenciar este tipo de construcciones y de hacerlas visitables en su interior», añade Iñaki García. La asociación rechaza, en cambio, «los proyectos que intentan privatizar los faros. No queremos que se conviertan en hoteles de lujo, a los que sólo puede acceder una élite. Defendemos la idea de que se conviertan en centros de interpretación o en museos que todo el mundo pueda visitar y disfrutar».