Desconexión en la naturaleza

Diversión. El grupo de niños y monitores del tercer turno, junto a la delegada, Mónica Martínez y Basajaun, en Irrisarri Land. /  EKAITZ RETAMOSA
Diversión. El grupo de niños y monitores del tercer turno, junto a la delegada, Mónica Martínez y Basajaun, en Irrisarri Land. / EKAITZ RETAMOSA

Más de 250 niños de Irun disfrutarán durante el verano de Irrisarri Land, en Igantzi | Tirolinas, paseos a caballo y talleres son algunas de las actividades ofertadas en estos campamentos

EKAITZ RETAMOSA IRUN.

Son cuatro los años que las colonias de Irun llevan celebrando el campamento de verano en Irrisarri Land, el parque de aventuras ubicado en la localidad navarra de Igantzi. En total, 256 niños y jóvenes irundarras de entre 8 y 16 años disfrutarán de las diferentes posibilidades que ofrece el entorno natural durante los meses de julio y agosto.

La convocatoria de este año está dirigida a niños nacidos entre 2002 y 2010 -ambos años incluidos- y se está desarrollando en seis turnos de una semana de duración cada uno. El primer bloque está orientado a críos de entre 8 y 10 años, el segundo para aquellos de entre 11 y 13 años y el tercero para los jóvenes de entre 14 y 16 años.

Son muchas las actividades que se ofertan en Irrisarri Land, pero los más jóvenes se divierten, sobre todo, con los pequeños paseos por la zona a lomos de un caballo; montando en bicicleta y segway, vehículo que se maneja mediante el balanceo del cuerpo; o, con el plato fuerte, el de la tirolina. «Los más pequeños realizan actividades deportivas, en el turno de los medianos orientamos más a talleres de habilidad y los mayores disfrutan con los ejercicios deportivos y las pruebas de reto», comenta Raúl Giralde, director de los campamentos de verano de Irun.

Cuando el tiempo no permite disfrutar de los parajes de este espacio, los jóvenes se dirigen al pabellón de casi 1.000 metros cuadrados donde «pueden hacer un circuito aéreo, jugar en los diferentes toboganes, saltar en la cama elástica...», explica Lolo Carrillo, directora del parque. «Es una zona para pasarlo genial», concluye.

En estas colonias, los niños y jóvenes de Irun, a parte de gozar de una semana de desconexión en mitad de la naturaleza, aprovechan para relacionarse entre sí y, además, en el tercer turno del campamento -15 y 21 de julio-, en el que están hospedados los niños nacidos entre el 2008 y 2010, tienen que cuidar de un huevo. Esta actividad dirigida por los monitores favorece el desarrollo de la responsabilidad de los jóvenes.

Cincuenta años de colonias

Para dar opción a que el mayor número de niños posibles disfruten de las colonias, los turnos están organizados para elegir si el campamento lo quieren desarrollar en euskera, castellano o bilingüe. Además, la adaptación de una parte del sendero de los sentidos de Irrisari Land permite que personas con discapacidad visual también puedan disfutar de la oferta.

La delegada de Juventud, Mónica Martínez, visitó el lunes el programa de colonias del Ayuntamiento en Irrisarri Land e intercambió impresiones con los niños del tercer turno, los de 8 y 10 años.

Además de recorrer Irrisarri Land, Martínez conoció de primera mano cómo se está desarrollando el programa. «Vemos que los más jóvenes se lo están pasando muy bien y eso es muy positivo para nosotros», valora la delegada.

Después de este tercer turno, el cuarto llegará del 21 al 27 de julio con niños de 11 a 13 años; el quinto será del 27 de julio al 2 de agosto con niños de entre 14 y 16 años; y finalmente, el programa concluirá con la semana del 2 al 8 de agosto, donde los jóvenes nacidos entre 2002 y 2004 se alojarán en Irrisarri Land.

Con esta edición, el Consistorio y su programa de colonias cumplen 50 años. Estos campamentos se vienen desarrollando en diferentes formatos y ubicaciones desde 1968.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos