La Ertzain-etxea afirma que la cifra de delitos bajó en la comarca en 2018

Los datos que la Ertzain-etxea ha entregado a los Ayuntamientos reflejan una leve mejoría./F. DE LA HERA
Los datos que la Ertzain-etxea ha entregado a los Ayuntamientos reflejan una leve mejoría. / F. DE LA HERA

Aunque los robos y los hurtos cayeron un 6%, otra infracciones como las agresiones sexuales y las lesiones aumentaron significativamente

M.A.I.

Los Ayuntamientos de Irun y Hondarribia d ieron a conocer ayer los datos de delicuencia facilitados por la Ertzain-etxea de la comarca del Bidasoa. Los alcaldes de los dos municipios, los respectivos delegados de Seguridad ciudadana y los jefes de ambas Policías Locales forman parte de una Comisión de Coordinación con los responsables bidasotarras de la Ertzaintza que se ha reunido este mes para analizar las cifras que ha dejado 2018.

Este encuentro se enmarca en un modelo de cooperación que el jefe territorial de la Ertzaintza en Gipuzkoa, Mikel Treku, valoraba muy positivamente. «Cada día trabajamos mejor en todos los aspectos que conlleva la coordinación policial entre la Ertzain-etxea de Irun y las policías locales de Hondarribia e Irun y en ello tienen mucho que ver estás dinámicas de reuniones de la Comisión de Coordinación. La participación y la colaboración de los responsables municipales, con implicación directa de ambos alcaldes, contribuye al logro de objetivos concretos en materia de seguridad y protección ciudadana», aseguraba.

2018 mejor que 2017

En esa última sesión, la Comisión repasó los datos de delincuencia en la comarca del Bidasoa con los que cuenta la policía autonómica y que ayer se dieron a conocer públicamente. En términos generales, la tasa de delincuencia (denuncias ante la Ertzaintza y las Policías Locales) bajó ligeramente en el conjunto de la comarca en 2018, un 1,62% en comparación con el año anterior. El dato contrasta con el registrado en el conjunto del territorio, donde las infracciones aumentaron un 5,69%. Se trata de los datos consolidados para el pasado ejercicio que maneja la Consejería de Seguridad y que su responsable, Estefanía Beltrán de Heredia, presentará ante el Parlamento vasco en el plazo de unas semanas.

La Ertzaintza valora el buen funcionamiento de la Comisión de Coordinación con Irun y Hondarribia

Según esta información, el descenso en las infracciones en la comarca del Bidasoa tuvo su mayor exponente en las infracciones penales contra el patrimonio, es decir, robos y hurtos en distinto grado, incluidos en este caso los que se producen en viviendas y otros inmuebles. La bajada de este tipo en esta categoría delictiva fue del 5,97% (108 delitos menos que en 2017), con especial incidencia en los robos con fuerza).

En el otro extremo, entre los delitos que más crecimiento experimentaron en 2018, aparecen las infracciones por lesiones que pasaron de 231 en 2017 a 299 el pasado año. En este grupo se incluyen las agresiones en el ámbito familiar (violencia en la pareja o entre otros miembros de la unidad) de las que se denunciaron 76 casos entre Irun y Hondarribia. Las denuncias por agresiones sexuales (fuera del ámbito del hogar) recogidas el pasado año fueron 12, contabilizadas entre las 34 que se presentaron en el conjunto del año por infracciones penales contra la libertad sexual. En esta categoría el incremento respecto a 2017 es muy significativo ya que entonces sólo se presentaron 6 denuncias de esta índole.