«Decir que en la plantilla no hay nervios sería una estupidez»

Iturralde aplaude a los suyos en un partido en el Stadium Gal. /  F. DE LA HERA
Iturralde aplaude a los suyos en un partido en el Stadium Gal. / F. DE LA HERA

El Real Unión recibe mañana al Tudelano con la permanencia en juego | Alberto Iturralde no esconde que ante una jornada así «solo me fijo en lo nuestro y luego ya miraremos a los demás»

O.T. IRUN.

El Real Unión recibe mañana al Tudelano en el Stadium Gal a partir de las seis de la tarde con la permanencia en juego. Los números son claros. Una victoria unionista dejaría atrás el descenso directo, pero requeriría también de que el Izarra o el Arenas no ganaran para evitar la promoción. En el peor de los casos, los de Irun podrían hasta descender. Para ello, tendrían que perder y que el Gernika le ganara al Barakaldo.

Alberto Iturralde, que compareció ayer en la sala de prensa del Stadium Gal para hablar de la última jornada, quiso dejar claro que «solo me fijo en nuestro partido porque es lo único que podemos trabajar. Una vez hecho lo nuestro, ya miraremos a lo otro. Una victoria nos libra del descenso y también nos puede librar de tener que jugar la promoción, así que lo primero es ganar y luego mirar a los demás».

Para el duelo ante el Tudelano será vital que los unionistas hagan un buen partido, pero también que sepan templar los nervios. En este sentido, el entrenador explicó que «el equipo está en un buen momento. Hemos ganado tres de los cinco últimos partidos y el otro día perdimos contra el Bilbao Athletic en un partido en el que tuvimos muchas ocasiones. Hicimos dieciocho tiros a puerta y sacamos nueve córners. Nos faltó acierto, pero confío en seguir en esta línea. Yo cuento con que vamos a ganar nuestro partido».

Pero también añadió que «la plantilla sabe que está en el buen momento del que hablo, pero decir que no hay nervios sería una estupidez. Es el último día y tenemos que hacerlo todo bien».

Un ojo en otros partidos

Iturralde da prioridad al partido del Real Unión, lógicamente, pero eludir la promoción pasa por lo que suceda en el Izarra-Sanse y en el Arenas de Getxo-Mirandés. Preguntado por estos dos partidos, el entrenador unionista comentó que «no tengo ninguna duda de que el Mirandés prefiere quedar segundo a quedar tercero porque así tendría un mejor cruce en el play-off de ascenso. Y en el caso del Sanse, un filial es distinto para todo, también en estos casos. No se juegan nada, pero seguro que quieren terminar con un buen sabor de boca después de estar once jornadas sin ganar. Espero que uno de los dos nos dé una alegría».

Con todo sobre la mesa, el de Astigarraga también quiso hablar del partido, de lo que necesita hacer el Real Unión para conseguir lo primordial, que es sumar los tres puntos que se van a poner en juego ante el Tudelano. «Nos vamos a enfrentar a un buen rival, a uno de los equipos que mejor lo ha hecho en la segunda vuelta. Un equipo sólido y veterano. Tenemos que intentar darle ritmo al partido, que no sean ellos los que lleven la batuta del partido porque eso no nos interesa. Quiero que mi equipo sea rápido y capaz de desbordar con esa velocidad las líneas defensivas. Esto es en lo único que pienso».