DAVID SOTO (CANDIDATO DE ELKARREKIN PODEMOS): «El mapa político ha cambiado gracias a nuestro grupo»

El candidato a alcalde no apoyará acuerdos «que mantengan el statu quo de la ciudad y no cambien nada»

JOANA OCHOTECO IRUN.

David Soto, portavoz de Sí Se Puede Irun en el Ayuntamiento los últimos cuatro años, es el candidato a alcalde de Elkarrekin Podemos. Define el mandato a punto de concluir como «intenso y con vaivenes», pero que le ha aportado también «experiencia».

-Ciertamente, este mandato, y sobre todo el último año y medio, ha estado marcado por una notable tensión en la política municipal.

Su DNI
Datos
Irun, 1990. Licenciado en Derecho y máster en Asesoría Fiscal.
Trayectoria
Trabajó en despachos de abogados en Donostia y Bilbao. Portavoz de Sí Se Puede Irun desde 2015. Miembro de la dirección estatal de Podemos.

-Nosotros, ya en 2015, definimos el pacto de gobierno entre los socialistas y el PNV como el 'pacto de los sillones'. Sin un proyecto de ciudad común, todas las costuras del Gobierno municipal se rompieron hace año y medio. A partir de ahí hemos conocido situaciones que no se habían dado nunca en Irun: la reprobación del alcalde a través de una comisión de investigación, la falta de presupuestos de 2019...

-Respecto a posibles acuerdos después de estas elecciones, ¿tiene su grupo algún socio preferente? ¿Alguna línea roja?

-Pondremos encima de la mesa nuestro programa electoral e intentaremos llegar a acuerdos con quienes tengamos mayores coincidencias. Tanto programáticas, como también en las formas de gobernar, los gestos, la manera de dialogar y acordar. Pero hablar de futuribles de cara al 27 de mayo es un tanto arriesgado. Lo que el partido socialista no puede esperar de Elkarrekin Podemos son acuerdos similares a los que ha tenido con el PNV o con el PP, que mantengan el statu quo de la ciudad y no cambien nada. Nosotros nacimos para cambiar las cosas.

-¿Cuál cree que ha sido la principal aportación de su grupo en estos últimos cuatro años?

-En primer lugar, el mapa político de Irun ha cambiado fundamentalmente gracias a la entrada de nuestro grupo en el Ayuntamiento. En este mandato hemos puesto sobre la mesa la ampliación de la segunda fase del CBA para que sea un Gaztegune; hemos planteado habilitar como viviendas sociales los pisos de propiedad municipal de Lucas de Berroa, limitaciones en el gasto de Alcaldía y mayores niveles de transparencia, modificaciones en el reglamento de acceso al centro Zubia para que sea un servicio integral, la aplicación del servicio de emergencias sociales... Y hemos puesto en la agenda cuestiones como el aparcamiento, que para nosotros es fundamental.

-¿Qué proyecto les gustaría llevar a cabo los próximos cuatro años?

-En la primera parte del mandato nos gustaría reducir los gastos de Alcaldía y aumentar la transparencia, desarrollar la segunda fase del CBA, implantar el servicio municipal de urgencias sociales y modificar el sistema de acceso al centro Zubia. Y, también, convertir Ikust Alaia en una casa de cultura en lugar de en un museo.