Cuenca y Sporting de Portugal, en el menú de una semana muy exigente

Paco Barthe no pasará por el quirófano. /  F. DE LA HERA
Paco Barthe no pasará por el quirófano. / F. DE LA HERA

Los irundarras reciben hoy en Artaleku al invicto equipo manchego (20.15) | El mal partido en la cancha del Anaitasuna se salvó a medias con un empate a 28

I.A.IRUN.

El Bidasoa-Irun sigue con sus dos frentes abiertos y ambos le ofrecen esta semana compromisos de la mayor exigencia. El calendario ha querido juntar en solo cuatro días a dos de los rivales más potentes que los irundarras se pueden encontrar en Liga Asobal y en la Velux EHF Champions League, respectivamente.

El sábado tocará visitar al Sporting Club Portugal, el favorito número uno del grupo C y que tiene dos puntos menos porque perdió contra el Savehof, que al igual que el Bidasoa-Irun tiene seis. Pero ya habrá tiempo para hablar del que será el partido número cien del club amarillo en competiciones europeas. Porque hoy hay liga. Y con un rival de enjundia.

A las 20.15 en Artaleku, el Bidasoa-Irun recibirá al Liberbank Cuenca, uno de los dos únicos equipos que han sumado todos los puntos disputados hasta la fecha.

Los manchegos llevan un tiempo asentados en la zona media de la Asobal y llamando a las puertas del siguiente escalafón. Fueron sextos hace tres temporadas, quintos hace dos y en la pasada campaña eran cuartos a falta de tres jornadas pero acabaron en octava posición. Poco les importó, porque semanas antes del final liguero ya habían brillado en la Copa del Rey. En la final a ocho de Alicante, el Liberbank Cuenca derrotó en cuartos de final al Bidasoa-Irun (33-36), en la semifinal se impuso al (26-22), y aunque en la final perdió con el Barça (34-18), consiguió el pasaporte europeo, por segunda vez en su historia, consecutiva.

Los conquenses todavía no han entrado en juego en la Copa EHF, pero en la Liga Asobal están demostrando su buen momento de forma, con esas cinco victorias consecutivas, la mayoría claras.

Empezaron la liga en casa ante el Puerto Sagunto (32-23), ganaron 25-29 en Puente Genil, llamaron la atención superando al Logroño y además por 35-28 y, tras ganar sufriendo en su visita al Anaitasuna (24-27) lograron el repóker de victorias frente al Cangas de Morrazo (32-23). Con 123 goles encajados, son segundos en esa clasificación, solo por detrás del Bidasoa-Irun, que ha concedido 118 goles.

Tres bajas y dos dudosos

El equipo irundarra afronta el partido con tres bajas seguras y dos dudas. Al último capítulo pertenecen Thomas Tesoriere, con un esguince de tobillo, e Iñaki Cavero, que se hizo otro frente al Anaitasuna en los primeros minutos del partido y apenas pudo participar en el mismo.

Tampoco lo hicieron Sergio de la Salud, lesionado el domingo ante el Rabtonik, ni Paco Barthe, que también se perderá un tramo importante de la competición.

El especialista defensivo, y que iba a tener más minutos en ataque precisamente por la lesión del central catalán, sufrió la rotura del Labrum del hombro izquierdo en el entrenamiento del pasado martes y, tras las primeras exploraciones que sirvieron para diagnosticar la lesión, posteriores pruebas han mostrado que la zona afectada, en la que el jugador ya fue operado hace cinco años, mantiene la estabilidad, por lo que se ha optado por un tratamiento conservador para la recuperación y el fortalecimiento de la zona.

Desde el Bidasoa informan que «tanto el periodo de baja como otras medidas adicionales para garantizar la recuperación se estimarán con mayor precisión en función de la evolución del jugador». Con suerte no serán los cuatro meses que necesitó Jon Azkue con la misma lesión pero sí un periodo largo.

Tampoco jugará Kauldi Odriozola, que el viernes en Iruña sufrió un golpe en el cuádriceps e incluso es duda para Lisboa.