Las cuatro expulsiones marcaron el último partido del Real Unión

Esnaola corre con un rival en el partido del domingo en Urbieta ante el Gernika. /  DV
Esnaola corre con un rival en el partido del domingo en Urbieta ante el Gernika. / DV

Los irundarras empataron en su visita al Gernika (1-1) | Después de cuatro jornadas, el equipo ha sumado cinco puntos y está en la zona media de la clasificación

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL IRUN.

Alejandro Sánchez Alba, del comité aragonés. Este es el árbitro que dirigió el partido del domingo en Urbieta entre el Gernika y el Real Unión. Al margen de resultados, al margen de si condicionó el marcador o no, al margen de si sus decisiones fueron acertadas o no, está lo que reflejó el acta al final del choque, que acabó con el 1-1 en el marcador. Y no me van a negar que es curioso que el partido terminara con siete tarjetas amarillas para el Real Unión (una de ellas al mismo jugador con su consiguiente expulsión) por ninguna para el Gernika. Una roja directa para el unionista Orbegozo. Y dos expulsiones al banquillo irundarra, al entrenador Juan Domínguez y al preparador de porteros Ricardo Costa.

Lo peor que le pasó al equipo irundarra fue quedarse con dos hombres menos para el tramo final del encuentro. El primer expulsado, con roja directa, fue Mikel Orbegozo, en el minuto 76. El colegiado anotó en el acta que vio la roja por: «Dar una patada a un adversario con uso de fuerza excesiva, estando el balón en juego, pero no en disputa entre ambos. El jugador no precisó de asistencia».

Ocho minutos después, en el 84, fue expulsado Yoel Sola. El centrocampista entró en el terreno de juego en el minuto 78 y solo estuvo seis sobre el mismo. Las dos amarillas que vio (en el 81 y en el 84), según el acta del partido, fueron por lo mismo: «Golpear a un adversario con el codo de forma temeraria».

Y tras la expulsión de los dos jugadores, los que tuvieron que abandonar el campo fueron Juan Domínguez y Ricardo Costa. Los dos en el minuto 88 por: «Protestar de forma ostensible, con los brazos en alto y a voz en grito, una decisión mía, saliendo de su área técnica».

En total, diez amonestaciones, de un tipo u otro, para el Real Unión y ninguna para el Gernika en un partido que terminó con reparto de puntos. Se adelantó el equipo de Irun por mediación de Etxabeguren y luego empató el cuadro local. Saquen ahora sus propias conclusiones de si lo que sucedió fue normal o no. De si el Real Unión salió perjudicado, o no, por la actuación arbitral.

Ni frío ni calor

Dejada a un lado la labor del colegiado del último encuentro disputado por el Real Unión, las cuatro jornadas jugadas hasta el momento están dejando una sensación de ni frío ni calor.

El empate en Gernika fue el segundo que consiguen los txuribeltz en este arranque de campeonato, que también empataron contra la Gimnástica de Torrelavega. Además, los hombres de Juan Domínguez han logrado una victoria, frente al Amorebieta (0-3), y han perdido un partido, ante el Leioa (1-2).

Con los cinco puntos sumados, el Real Unión ocupa la novena posición y está empatado con el Oviedo B, su rival en el partido del sábado en Gal a partir de las cuatro.

Trofeo de la regularidad

La Asociación de Veteranos del Real Unión ha recuperado esta temporada el histórico trofeo de la regularidad y jornada a jornada puntúa con 3, 2 y 1 puntos a los mejores jugadores de cada partido. En el encuentro contra el Gernika, los puntos fueron repartidos de la siguiente manera; 3 puntos: Alain Eizmendi; 2 puntos: Julen Etxabeguren; y 1 punto: Jon Ceberio.

Tras cuatro jornadas, la clasificación general la comanda el irundarra Mario Capelete con 6 puntos, seguido por Julen Etxabeguren (5), Alain Eizmendi (4), Iosu Esnaola (3), Jon Ceberio (3), Mikel Orbegozo (2) e Iñaki Urkizu (1).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos