SPI critica que el Gobierno tiene «tres millones guardados en un cajón»

David Soto compareció ayer y pidió al Gobierno que actúe. /  DE LA HERA
David Soto compareció ayer y pidió al Gobierno que actúe. / DE LA HERA

El portavoz del grupo, David Soto, recordó que la modificación de créditos, «un dinero que debería haber mejorado la calidad de vida en la ciudad», está parada desde abril

IÑIGO MORONDO IRUN.

El Gobierno municipal cantó a comienzos del mes de abril un remanente de las cuentas municipales que ascendía a seis millones de euros. Una parte de aquello se incorporó al presupuesto para hacer frente a compromisos debidos con los empleados muncipales y, otra parte, anunciaron fuentes municipales, se reservaría por precaución para posibles imprevistos que pudieran surgir.

Aun así, quedaban cerca de tres millones de euros que estaban destinados a engrosar las cuentas del Consistorio en una modificación de créditos. «Es inédito en este Ayuntamiento, y vergonzoso en opinión de nuestro grupo, que la tramitación de esa modificación de créditos lleve cinco meses de retraso», criticó el portavoz de Sí se Puede Irun, David Soto. «El alcalde, José Antonio Santano, y el delegado de Hacienda, Miguel Ángel Páez, salieron triunfantes a anunciar aquel 'superávit'. El Gobierno municipal tiene 3 millones para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía y se niega a usarlos. Los tiene sin usar, en un cajón». Soto aseguró que la razón no es otra que, «como no pueden pasar el rodillo, prefieren no usar el dinero para mejorar la vida de la gente» y citó unas palabras que atribuyó a Páez. «'Al no tener mayoría en el pleno, no queremos un espectáculo de enmiendas', nos dijo en una Comisión de Hacienda». El portavoz de SPI señaló que «el resto de grupos podríamos plantear ideas y proyectos diferentes a los suyos y que salieran adelante. Eso es democracia. Respeto a la pluralidad de Irun, a la ciudadanía, a los grupos políticos del Ayuntamiento, que hemos sido votados, igual que ellos».

Dadas las conversaciones que ha mantenido con el delegado de Hacienda, Soto cree que el objetivo del Gobierno «es cerrar un acuerdo con un grupo para tener una mayoría en el pleno. Nosotros no queremos eso. Queremos que cumplan con la tramitación: el Gobierno presenta un dictamen en la comisión, los grupos tienen cinco días para presentar enmiendas y, de nuevo en la comisión, se eleva el dictamen a pleno para que se debata y se vote. El problema», insistía Soto, «es que el Gobierno no pone en marcha esa tramitación».

«Si el alcalde no tramita la modificación, seremos el resto quienes tomemos la iniciativa»

Aparcamiento, energía y más

Soto aprovechó para apuntar las «líneas cruciales» que el Ayuntamiento podría afrontar con la modificación presupuestaria. Se detuvo primero en «la búsqueda de una solución al problema del aparcamiento en Irun». Se mostró favorable a las políticas de peatonalización, pero no a la «privatización de la gestión de los aparcamientos subterráneos y de la OTA», por lo que, aseguró, «hace falta un estudio de alternativas y fondos para poner en marcha medidas que solucionen el que es un gran problema para los ciudadanos».

También citó las políticas de transición energética, reclamando al Gobierno que «vaya más allá de las medidas del Pacto de los Alcaldes» y sugiriendo acciones de «autosuficiencia energética que superen los condicionantes que impone el mercado actual», creando «un operador energético o utilizando Txinzer para ello». Soto enumeró otros temas, «juventud, apoyo al tejido asociativo, memoria histórica, lucha contra el ruido, recuperación de espacios degradados...», para los que tienen aportaciones. «Santano no puede bloquear la tramitación de proyectos que son perfectamente viables y mejorarían la vida de la gente. Si no tramita la modificación, seremos el resto quienes tomemos la iniciativa».

 

Fotos

Vídeos