Ciento treinta y dos gigantes muy elegantes

Los gigantes desfilaron, bailaron y también posaron para las fotos en las plazas Erromes, Ensanche (en la imagen) y San Juan./
Los gigantes desfilaron, bailaron y también posaron para las fotos en las plazas Erromes, Ensanche (en la imagen) y San Juan.

La fiesta del 30 cumpleaños de Bidasoako Erraldoiak la disfrutaron centenares de irundarras La gigantada, con comparsas de Euskadi, Navarra, Aragón, La Rioja, Cataluña y Francia, generó un gran ambiente en el centro de la ciudad

IÑIGO MORONDOIRUN.

Una fiesta gigante la que montó ayer Bidasoako Erraldoiak en la ciudad para celebrar su 30 aniversario. 132 gigantes de distinta factura, de distinto tamaño, con distintos motivos y distintos orígenes desfilaron con acompañamiento musical por el centro de la ciudad. Iban con ellos 60 cabezudos y otras figuras y personajes; en total, 700 personas de casi medio centenar de comparsas y agrupaciones musicales de Irun, de Euskadi en su conjunto, de Navarra, La Rioja, Aragón, Cataluña, Francia... Miles de irundarras, disfrutando del buen tiempo, también hicieron suya la fiesta. Qué buen clima en la plaza Erromes antes de salir, qué ambientazo en las paradas de las plazas Ensanche y San Juan.

A Bidasoako Erraldoiak hay queda darle las gracias por el esfuerzo organizador, compartido con el Ayuntamiento, en el que participaron decenas de voluntarios que, luciendo la camiseta de la agrupación, revoletaban de un lado a otro para cubrir todos los flancos y que no sólo las cosas salieran perfectas, sino que los visitantes de otros lares se sientieran como en casa o aún mejor.

Tradiciones seculares

La Comparsa de Gigantes de Borja tiene 130 años de antigüedad y en Vic hay gigantes desde el siglo XVIEl desfile completo incluyó 132 gigantes, 60 personajes complementarios y más de 700 personas en total

Si de entre todas las comparsas que ayer se acercaron a Irun una merece mención es sin duda la Comparsa de Gigantes de Borja (Aragón). «Nacimos en 1889 cuando Baltasar González, que luego sería alcalde repúblicano, diseñó la primera pareja de gigantes, una hada y un nigromante, una contraposición de la parte buena que todo lo cura y la parte mala que todo lo corrompe» , cuenta el actual presidente, Alfonso Navarro. Ayer no vinieron esas figuras a Irun, sino otra pareja «que representa a los Reyes de Aragón, Alfonso V, que dio el título de ciudad a Borja, y su mujer María de Castilla»

Una comparsa mucho más joven pero de una ciudad con una tradición de siglos en los gigantes es Geganters i Grallers del Carrer de la Riera, de Vic. «Allí hay siete comparsas, aparte de los gigantes municipales. Es una tradición que viene de las procesiones del Corpus, que en Vic se empezó a celebrar en 1318; tenemos gigantes desde el siglo XVI», explica Roger Albert, que encabeza la agrupación. «Nosotros cumplimos este año 25 años. Tenemos 140 miembros entre portadores y músicos». Ayer se acercaron unas 60 personas y dos parejas de gigantes más un gigantón y alguna figura más. «Teníamos muchas ganas de venir al País Vasco y ésta ha sido una buena oportunidad porque tenemos relación con Txorimaloak Soinu Taldea». La agrupación irundarra estuvo en Vic hace 15 días y «hoy por primera vez, creo yo, sacamos a pasear por Irun nuestros gigantes de tamaño medio», anunciaba Nikasio Agirretxe, que fabricó estos gigantes «para un viaje del grupo al este de Europa. Fue una idea que me propuso Garbiñe Etxenagusia», la directora de la formación, «con la necesidad de que fueran desmontables para poder llevarlos en autobús». Agirretxe aprovechó el encuentro de ayer para mirar las estructuras de otras figuras «porque ahora que ya no tienen por que seguir siendo desmontables, queremos hacerlas más robustas».

Renovados y listos para el reestreno se presentaron también los dos gigantones de Santiagoko Deabruak, que desfilaron acompañados de camellos y toros de agua. «Los hicimos para unos carnavales en los que íbamos de Don Quijote y estas figuras eran gigantes por un lado y molinos por el otro», recordaron desde la agrupación irundarra. Ahora ya son sólo simpáticos demonios que se suman al patrimonio gigante de la ciudad que ayer también se echó a la calle: la comparsa renovada de Irungo Atsegiña, la de Ondare (que tanto y tan bien ha crecido) y por supuesto todo el material de la organizadora, Bidasoako Erraldoiak.

«Estamos entusiasmados con cómo ha salido todo», decía su presidente, José Irigoyen. «Esto nos ha llevado año y medio de preparación pero la ciudadanía ha salido a la calle y ha hecho que todo el esfuerzo haya merecido la pena. Es una alegría ver la ciudad así».

Bidasoako Erraldoiak puso a trabajar en el evento de ayer a «más de 100 personas, voluntarios miembros de la asociación», aunque Irigoyen hizo una mención explícita a las muchas manos que ayudaron procedentes de Atzegi y Aurreratu Elkartea, dos entidades a las que se quería dar visibilidad aprovechando la gigantada. «Lo han hecho de maravilla y, lo que es más importante, se han sentido muy cómodos. Queríamos que este evento sirviera para que todo el mundo viera que somos iguales. Muchos componentes de Atzegi y Aurreratu han estado en los avituallamientos y en la coordinación del recorrido, incluso bailando gigantes de nuestra comparsa y de otras que también comparten ese fin de integración social de las personas con discapacidad intelectual». Otro éxito de la jornada de ayer.