'Chelines' repite triunfo en Ficoba

Podio de honor. 'La Prohibida Malkanorah' (chihuahua) y 'Santino Bravoure Blanche (dogo argentino) flanquean en el cajón al ganador, 'Chelines in Excelsis', mientras su dueño, Alberto Velasco, conversa con la jueza de la final de este año, Anukka Polehimo. / FOTOS: F. DE LA HERA
Podio de honor. 'La Prohibida Malkanorah' (chihuahua) y 'Santino Bravoure Blanche (dogo argentino) flanquean en el cajón al ganador, 'Chelines in Excelsis', mientras su dueño, Alberto Velasco, conversa con la jueza de la final de este año, Anukka Polehimo. / FOTOS: F. DE LA HERA

Este lakeland terrier ya fue el mejor ejemplar de la Exposición Canina de Gipuzkoa en 2017. El criador navarro Alberto Velasco es el propietario del perro, fruto de la decimoctava generación desde que en 1978 empezó a trabajar con esta raza

IÑIGO MORONDO IRUN.

No es habitual que un mismo perro se imponga dos años consecutivos en un certamen como la Exposición Internacional Canina de Gipuzkoa para la que, este año, se habían inscrito casi 700 ejemplares. «No es habitual, pero tampoco es algo tan raro, sobre todo cuando hablamos de un ejemplar tan magnífico», explicaba Javier Redondo, presidente de la Sociedad Canina de Gipuzkoa, organizadora de este encuentro. Se refería a 'Chelines in Excelsis', el joven lakenland terrier que ganó el año pasado y ayer repitió triunfo, «con otro juez en la final, en este caso, la finlandesa Anukka Paloheimo».

El criador del municipio navarro de Irañeta, Alberto Velasco, es el orgulloso propietario de este perro tan especial. «Tiene una estructura impecable, mucho glamour, mucha clase... No sólo gana aquí, lleva ya varios premios internacionales y fue el mejor de su raza en Crufts», el certamen que desde 1891 se celebra en Birmingham. Con cerca de 30.000 perros inscritos cada año, está considerado el más importante del mundo.

Velasco lleva 40 años criando lakelands y ésta es la decimoctava generación de cruces bien seleccionados. Chelines es un ganador nato al que se le auguran más éxitos, pues sólo tiene tres años. «Veremos. Igual se cansa de las exposiciones, estos perros son más de jugar que de posar, no tienen ego», advertía el criador navarro.