Cerca de un centenar de mayores fueron atendidos en Ama Xantalen el año pasado

Natividad del Hoyo y Sergio Corchón, ayer en rueda de prensa. / F. DE LA HERA
Natividad del Hoyo y Sergio Corchón, ayer en rueda de prensa. / F. DE LA HERA

La residencia dispone de 68 plazas y el centro de día cuenta con 15, además de las 24 que ofrecen cinco pisos para personas con un mayor grado de autonomía

JOANA OCHOTECO IRUN.

Las instalaciones de Ama Xantalen, que incluyen una residencia y un centro de día para mayores, ofrecieron cuidados y acompañamiento a un centenar de personas durante el año pasado. El delegado de Bienestar social, Sergio Corchón, y la directora de Ama Xantalen, Natividad del Hoyo, ofrecieron ayer los datos del balance del recurso correspondientes a 2018.

Este equipamiento «es uno de los más importantes que gestiona el área de Bienestar social en su atención a las personas mayores de la ciudad», señaló Sergio Corchón. El delegado recordó que la residencia cuenta con 68 plazas concertadas con la Diputación, a las que se suman «dos más» que financia el Ayuntamiento destinadas a atender «situaciones de emergencia». Natividad del Hoyo concretó que el año pasado se atendió en la residencia a 84 personas mayores, 51 mujeres y 33 hombres. En cuanto al nivel de dependencia de los residentes, el 15,48% tenía un grado I de dependencia; el 33,33%, un grado II; el 45,24% un grado III y el 5,95% un grado de dependencia menor.

El rango de edad de las personas que fueron atendidas en la residencia en 2018 va desde los 53 hasta los 105 años. Hay que tener en cuenta, no obstante, que ambos extremos de ese amplio tramo de edad son casos excepcionales. La mayoría de los usuarios, concretó Natividad del Hoyo, se sitúan en la franja de edad de entre 81 y 90 años.

La franja de edad mayoritaria entre los usuarios de la residencia es entre 81 y 90 años

Las instalaciones de Ama Xantalen incluyen también un centro de día que cuenta con quince plazas, también concertadas con la Diputación Foral. En el caso de este recurso, el año pasado utilizaron el mismo un total de diecinueve personas, de las que quince eran mujeres y cuatro, hombres.

Por otra parte, en Ama Xantalen hay también cinco pisos residenciales, financiados por el Ayuntamiento, que suman una capacidad de 24 plazas. Están destinados a «personas mayores autónomas, cuya situación psicofísica y social no precisa de recursos de la intensidad prestada en la residencia o el centro de día», explicó Natividad del Hoyo. En el caso de este recurso, el año pasado fue utilizado por diez personas, tres mujeres y siete hombres. «La media de edad fue de 74,40 años», señaló la directora de Ama Xantalen.

Programa de dinamización

Uno de los objetivos que se habían marcado en el equipamiento el año pasado era «fortalecer el programa de dinamización que se realiza en el centro. Es una herramienta de intervención muy importante, que favorece el bienestar de las personas y estimula sus capacidades físicas, cognitivas y emocionales», explicó Natividad del Hoyo.

Existe una programación regular de actividades «lúdicas y educativas», que incluye talleres de memoria, de estimulación física, de relajación y de lectura; sesiones de cine, karaoke... «Pero también nos esforzamos para organizar una serie de actividades extraordinarias» en las que, además, colaboran grupos de danza, agrupaciones musicales, centros escolares y otras entidades. El año pasado, se organizaron «más de sesenta actividades extraordinarias» para los usuarios de Ama Xantalen.