Bildu pide retirar el nombre de José Manuel Estomba a un parque porque está acusado de abuso de menores

I.M. IRUN.

El grupo municipal de EH Bildu informó ayer de una solicitud que ha cursado por el Registro oficial municipal para que la Comisión de Calles se reúna y estudie eliminar la denominación José Manuel Estomba que actualmente tiene un parque del barrio de Lapice, el que se encuentra junto a la avenida de Elizatxo, en la linde con el colegio de Carmelitas.

A comienzos de este mes se hizo público que el Obispado de Bilbao reconocía tres casos de abuso de menores, tres sacerdotes que realizaron tocamientos a menores durante el ejercicio del sacerdocio y que ya habrían muerto. Uno de los señalados fue José Manuel Estomba, que impartió clases de higiene genital en el seminario de Derio durante tres años (de 1953 a 1956). Según algunos testimonios recogidos en 2011 durante la preparación de un libro sobre la historia de esa institución, abusó de al menos nueve seminaristas.

«Conscientes de esta situación, creemos que este tema debe tratarse lo antes posible. Por ello formulamos la petición de que la comisión encargada del tema, es decir la Comisión de Calles, sea convocada cuanto antes», señalaron ayer los ediles de la coalición abertzale. «Ningún parque o calle de esta ciudad debe llevar el nombre de ninguna persona que haya practicado abusos sexuales a menores. Por ello, hemos pedido que se proceda a su cambio, sobre todo por los menores que lo sufrieron, pero también por el conjunto de las y los irundarras».

Un parque desde 1985

El Pleno de la Corporación Municipal de Irun aprobó en 1985 denominar José Manuel Estomba al mencionado parque de la barriada conocida como 'ciudad jardín'. Este irundarra, nacido en 1916, tras ordenarse sacerdote en Vitoria, fue profesor en los seminarios de Vergara y Derio, antes de irse de misionero a Ecuador.

Desde muy joven compaginó su labor pastoral con la escritura, especialmente en euskera. Colaboró con diversas revistas como 'Kardaberaz' o la popular 'El Bidasoa', pero además escribió varios libros, algunos de ellos novelas como 'Echepare. Diseño de un joven audaz' o 'Urgoitiko mutilak', además de traducir al euskera 'Oro del Ezka'. Por todo ello, en la mayoría de referencias, se le reconoce la doble vertiente, la de religioso-misionero y la de escritor vasco.