Bildu dice que «el PNV tiene la llave de la moción de censura» y ofrece sus ediles para una mayoría alternativa

IÑIGO MORONDO IRUN.

EAJ-PNV dijo la semana pasada que no había mantenido con ningún grupo «conversaciones formales» sobre una posible moción de censura al alcalde, José Antonio Santano. Sí se Puede Irun respondió enseguida para reafirmarse en que, como ya dijo, sí que había habido conversaciones y enumeró incluso los temas que se trataron. Ayer, la tercera pata que necesita la aprobación de la moción y el primer grupo que la nombró públicamente, EH Bildu, dio a conocer su opinión al respecto.

Su portavoz, Jokin Melida, aseguró que «la moción de censura era posible hace unos meses y también lo es a día de hoy, aunque el margen para llevarla a cabo se reduce semana a semana» porque habrá elecciones en ocho meses. La mayoría alternativa que pueden sumar su grupo, SPI y EAJ-PNV «conlleva dificultades, porque nuestros proyectos son diferentes». Sin embargo, y ante lo que entiende como la necesidad de Irun de «nuevo impulso, nuevos aires, nuevas ilusiones», porque «va siendo hora de tener un nuevo alcalde», puso los votos de los tres ediles de Bildu «a disposición para sumar esa mayoría».

«A Iridoy le toca explicarse»

Para la coalición, a la vista de la posición de SPI, está claro que ahora le toca hablar al PNV. Es su portavoz, Xabier Iridoy, «quien tiene que explicar a qué se refería cuando dijo que no ha habido contactos formales. Está claro que contactos ha habido», aseguró Melida, «y para nosotros los contactos siempre son formales. Él nos ha dicho que hace una distinción, pero le toca explicarla a él». Además de esa aclaración, el edil abertzale le requirió que aclare «cuál es la posición del PNV ante la moción de censura. Tienen la última palabra, tienen la llave». La petición implicaba, además, cierta celeridad, «porque en el mes de diciembre, ya sólo por los trámites necesarios, sería imposible».

Si finalmente el PNV dijera no, «por supuesto que cambiaría la relación con ellos», aseguró Melida. «Aunque en el futuro seguiríamos mostrando disposición a tratar temas con ellos, si dicen que no, será un golpe duro». Quedan asuntos «importantes» hasta el final del mandato, «modificación de créditos, comisión de investigación, presupuestos... Son cosas diferentes de esta moción de censura, pero en esta vida todo influye y veremos cómo se desarrollan las cosas estas próximas semanas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos