El Ayuntamiento aprueba las ayudas para los patios de Iñigo de Loyola

Accesibilidad. Uno de los patios con dificultad de accesibilidad en Iñigo de Loyola. / F. DE LA HERA
Accesibilidad. Uno de los patios con dificultad de accesibilidad en Iñigo de Loyola. / F. DE LA HERA

Esas y otras comunidades con problemas de accesibilidad pueden percibir el 100% del coste de la redacción del proyecto y el 60% de la obra

IÑIGO MORONDO IRUN.

El Ayuntamiento ha aprobado formalmente el decreto de ayudas dirigido a las comunidades de vecinos que tengan su portal separado de la vía pública por una barrera arquitectónica. El ejemplo paradigmático en la ciudad son los patios de la calle Iñigo de Loyola, en Larreaundi, «pero no es el único caso», volvía a recordar ayer el alcalde, José Antonio Santano.

El decreto de estas subvenciones está ya firmado. «Lo anunciamos y luego mantuvimos una reunión abierta con los vecinos a la que acudió bastante gente. Hemos estado esperando por si recibíamos aportaciones y alguna ha entrado. Mientras, en la Sociedad Pública de Vivienda de Irun, Irunvi, se han reunido con administradores de fincas. Con todo esto, hemos visto que la idea ha caído bien», explicó el primer edil, «y vamos adelante con ella».

Dos líneas de subvenciones

La gerente de Irunvi, Idoia Yarza, fue quien detalló la fórmula exacta con la que se gestionarán las ayudas. «Una primera línea subvencionará hasta el 100% de la redacción del proyecto y una segunda, hasta el 60% de la obra de ejecución», con un tope de 100.000 euros. La intención es que, de esta manera, tras haber redactado el proyecto sin coste alguno, «desde Irunvi podamos decirle a cada vecino de una comunidad cuánto le costaría en su caso concreto» la instalación del ascensor entre la vía pública y el portal, o la solución que corresponda según el caso. Es una información vital «cuando a cada comunidad le llegue el momento de decidir si hace la obra o no».

En ese análisis, la sociedad pública tendrá también en cuenta «las ayudas que ofrece el Gobierno Vasco. Actualmente están dirigidas a unidades familiares con rentas inferiores a los 21.000 euros anuales, pero estamos atentos, porque sabemos que están trabajando en un borrador que podría plantear otra cuantía», señaló la máxima responsable de la sociedad municipal de vivienda. Por su parte, Santano destacó que el apoyo de Irunvi, «que se va a encargar de tramitar esas ayudas con el Gobierno Vasco, ha sido algo que nos consta que les ha gustado tanto a los vecinos como a los administradores».

Ahora, las comunidades tienen hasta el 31 de octubre para solicitar las ayudas correspondientes a la primera línea. Una vez dado ese paso, «desde el momento en el que se tenga la resolución para esa primera ayuda, la comunidad tendrá un año de plazo para solicitar la subvención correspondiente a la ejecución de la obra». En ambos casos hace falta un acuerdo de todas las comunidades implicadas.

Temas

Irun

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos