La Asamblea de Servicios de Txingudi vuelve a elegir presidente a Santano

Amplio acuerdo. La presidencia de Santano y la vicepresidencia de Sagarzazu se aprobaron con mayoría absoluta./F. DE LA HERA
Amplio acuerdo. La presidencia de Santano y la vicepresidencia de Sagarzazu se aprobaron con mayoría absoluta. / F. DE LA HERA

El alcalde de Hondarribia, Txomin Sagarzazu, será de nuevo vicepresidente de la entidad que encara un mandato muy marcado por la gestión de residuos

IÑIGO MORONDOIRUN.

Servicios de Txingudi constituyó ayer su nueva Asamblea con algunos cambios en los componentes y un nuevo reparto del voto ponderado, adaptado todo a la realidad que las elecciones municipales dibujaron en las Corporaciones de Irun y Hondarribia. El reparto de peso entre ambos municipios sigue siendo de 80-20, aunque muchas decisiones estén condicionadas al apoyo de representantes de ambas localidades. Tras el cambio de estatutos llevado a cabo el pasado mandato, todos los grupos municipales tanto de una Corporación como de la otra tienen representación en el máximo órgano decisorio de la Mancomunidad, siempre con un voto ponderado en función de su peso en el Pleno de su municipio.

La Asamblea

Reparto de representación.
Con el equilibrio entre municipios 80-20, los votos quedan se reparten así Socialistas de Irun, 32; EAJ-PNV Irun, 22; Elkarrekin Podemos, 13; EH Bildu Irun, 10; PP Irun, 3; EAJ-PNV Hondarribia, 11; Abotsanitz, 5; PSE-EE Hondarribia, 2; EH Bildu Hondarribia, 2.
Presidencia
José Antonio Santano, alcalde de Irun, fue el único miembro de la Asamblea que se presentó y repite en el cargo de máximo responsable de la Mancomunidad y de la empresa pública Servicios de Txingudi SA. Fue elegido en primera vuelta con mayoría absoluta, 70 votos a favor y 30 abstenciones (Elkarrekin Podemos, Abotsanitz y EH Bildu de Irun y Hondarribia).
Vicepresidencia
Txomin Sagarzazu, alcalde de Hondarribia, también único candidato al cargo, fue elegido vicepresidente en una votación que tuvo exactamente el mismo resultado que la de elección de presidente.

El primer quehacer de la nueva Asamblea era la elección de presidente y vicepresidente, cargos a los que sólo optaron los alcaldes de Irun y Hondarribia. El primero, José Antonio Santano, se presentó a la presidencia y obtuvo un respaldo de más del 50% en la primera vuelta gracias a los votos de Socialistas de Irun, EAJ-PNV Irun, EAJ-PNV Hondarribia, PP Irun y PSE Hondarribia (70 votos de 100). Con los mismos números fue nombrado vicepresidente en su caso el primer edil hondarribitarra, Txomin Sagarzazu. Los representantes de Bildu de Irun y de Hondarribia, el de Elkarrekin Podemos y el de Abosanitz se abstuvieron en ambas votaciones.

Los retos que vienen

Servicios de Txingudi no está tan condicionada por el ritmo electoral como lo pueden estar las corporaciones municipales. Los diferentes planes de carácter estratégico a medio y largo plazo y, de manera especial, el Plan Decenal del Inversiones, que actualmente está en vigor para el periodo 2015-2025, han definido las líneas maestras de los próximos años.

«El Plan Decenal fue aprobado por una amplia mayoría y contiene inversiones importantes en Irun y Hondarribia. Le vamos a dar continuidad, lógicamente, porque tanto desde Irun como desde Hondarribia seguimos prácticamente los mismos equipos», explicaba ayer Santano nada más ser nombrado de nuevo presidente de Servicios de Txingudi. Según indicó la gerente, Leire Zubitur, «a finales de este año o primeros del siguiente tocará hacer un análisis de cómo va el Plan Decenal, valorar el grado de cumplimiento de la previsión que hicimos y analizar cómo abordar los próximos años». Además, Santano apuntó que puede haber algunas modificaciones «para abordar alguna inversión en la depuradora derivada de cambios en las directivas europeas, que siempre van en la línea de seguir mejorando en este tipo de equipamientos».

Tras alcanzar la tasa del 50% de reciclaje antes de 2020, el objetivo ahora es llegar al 70% para 2030

También desde Europa se marca el reto de alcanzar el 70% de separación en los residuos urbanos que necesariamente condicionará la tarea de Servicios de Txingudi los próximos años. «El objetivo del 50% a 2020 lo hemos alcanzado ya y para el de 2030 vamos bien, porque los pasos que se han ido dando son muy sólidos. Vamos por el buen camino pero queremos ver por dónde avanzar para que sea factible llegar en plazo a ese 70%». Sobre ese asunto se pronunció también Sagarzazu que anunció que «vamos a tener que hacer un esfuerzo estos próximos años para que cumplir los objetivos se vea como algo factible. Vamos a tener que tirar de programación, de planificación y de imaginación y creatividad también, porque es verdad que hay una parte de la ciudadanía exigiéndonos y otra a la que tenemos que seguir sensibilizando para que se sume».

Santano recordó uno de los grandes cambios en la gestión de residuos que llegará en este mandato. La incineradora de Gipuzkoa estará pronto en marcha. «Superado ese debate, el objetivo tiene que ser compartido por todos: implicar a la ciudadanía para alcanzar en la comarca del Bidasoa ese objetivo de 2030 y hacerlo antes si es posible, como hemos hecho con los objetivos para 2020».