Arranca un programa para retirar los símbolos franquistas en la ciudad

Viviendas. Placa de piedra de las casas del Grupo Juncal. /
Viviendas. Placa de piedra de las casas del Grupo Juncal.

La iniciativa, dirigida a 48 comunidades de propietarios, ha sido puesta en marcha por el Ayuntamiento y está subvencionada por el Gobierno Vasco

M. A. I. IRUN.

El Ayuntamiento de Irun ha puesto en marcha un programa para la retirada de simbología franquista todavía existente en diferentes edificios de comunidades de propietarios de la ciudad. La iniciativa ha sido puesta en marcha por los departamentos municipales de Derechos Humanos, Valores y Urbanismo y está subvencionada al 100% por el Gobierno Vasco.

Mónica Martínez, delegada de Derechos Humanos, recordaba ayer que en 2014 se retiró la denominación de cuatro calles de Irun relacionadas con el franquismo y que con anterioridad se había eliminado toda la simbología franquista en los espacios públicos. «Queremos poder seguir avanzando, en coordinación con las comunidades de propietarios, con la retirada de placas franquistas en edificios privados», señalaba Martínez.

Cartas a los propietarios

En sesión plenaria celebrada el 30 de mayo de este año y a raíz de una moción presentada por Bildu, se acordó buscar las fórmulas más adecuadas para el cumplimiento de la retirada de la simbología franquista en los edificios privados, en base a la recomendación de la Ley de Memoria Histórica. «En ese contexto, y acogiéndonos a la convocatoria de subvenciones del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos del Gobierno Vasco para la recuperación de la memoria histórica y de retirada de la simbología franquista, el Ayuntamiento ha desarrollado un programa que buscaremos extender durante próximas fechas», añadía el delegado de Urbanismo, Miguel Ángel Páez.

El área de Urbanismo ha remitido una carta a las comunidades de propietarios de edificios donde permanece simbología franquista, incluyendo las placas del extinto Instituto de la Vivienda con el yugo y las flechas. En el escrito se les informa sobre la moción aprobada por el Ayuntamiento que, en base a la recomendación de la Ley de Memoria Histórica, acuerda intervenir en la simbología franquista de la ciudad. «El Ayuntamiento ya había actuado directamente en espacios públicos en base a su competencia, pero faltaba dar este último paso con los privados. Buscamos así cerrar el círculo reafirmando nuestra voluntad y apuesta por borrar cualquier elemento que nos recuerde esta época», afirmaba Páez.

Las cartas enviadas por el Ayuntamiento se basan en el censo actualizado de viviendas de la ciudad que contienen placas de simbología franquista, recogidas a su vez en el catálogo elaborado por el Gobierno Vasco de símbolos y monumentos públicos existentes en Euskadi que supongan una exaltación de la guerra civil y de la dictadura.

Si bien la obligación, según la ley, corresponde a los propietarios de los edificios en los que se hallan estos elementos, mediante este programa de retirada de placas, no supondrá para ellos coste alguno. Por este motivo, junto a la carta se les ha hecho llegar un documento de conformidad que tienen que devolver cumplimentado y firmado para sumarse al programa y para que el Ayuntamiento pueda actuar en el edificio. El plazo para beneficiarse de estas actuaciones finaliza el día 30. En total, son 48 portales en los que permanecen estos elementos. El grueso de las comunidades de propietarios implicadas dispone de placas o chapas que se retirarían. Existe, sin embargo, un grupo menor de edificios, una docena de comunidades, que tienen placas en piedra, por lo que se plantea su cubrimiento.

La subvención, concedida al 100% al Ayuntamiento para este proyecto en comunidades de propietarios, asciende a 5.753,55 euros.

Proyecto pionero

Por otra parte, existe otra iniciativa del área municipal de Derechos Humanos que ha sido seleccionada en las convocatorias de subvenciones del Instituto de la Memoria con una aportación de 3.000 euros. Se trata de la continuación del proyecto pionero que el Ayuntamiento de Irun tiene en marcha sobre la represión militar en la ciudad durante la Guerra Civil y los años de posguerra. Este proyecto, presentado recientemente, ha permitido, entre otras cosas, adquirir cerca de un millar de documentos y 300 fotografías relacionadas con la ciudad que dan testimonio de aquella época.

 

Fotos

Vídeos