El Alarde tradicional valora de manera «muy satisfactoria» el día de San Marcial

El general del Alarde tradicional, Paco Carrillo, pasa revista a la tropa en la plaza San Juan el pasado 30 de junio. / F. DE LA HERA
El general del Alarde tradicional, Paco Carrillo, pasa revista a la tropa en la plaza San Juan el pasado 30 de junio. / F. DE LA HERA

Destacan que la cifra de soldados con armas operativas «va poco a poco en aumento» | Las juntas de Mandos y del Alarde denuncian tres incidentes «significativos» alrededor de la plaza Urdanibia, tras el rompan filas

M.A.I.IRUN.

La Junta de Mandos y la Junta del Alarde tradicional han emitido su valoración respecto al Alarde de San Marcial del 2019 y sus respectivos actos previos. La organización, tras felicitar a las compañías Ama Shantalen y Real Unión por sus centenarios y agradecer «el esfuerzo que han realizado en organizar las actividades festivas», valora el Alarde del pasado 30 de junio, «otro año más», de manera «muy satisfactoria».

Desde las dos Juntas destacan que el Alarde de San Marcial se ha desarrollado gracias «al apoyo de las miles y miles de personas que se emocionan año tras año en las aceras y en la tropa». En este aspecto, explican que las personas que «deciden participar desde las aceras son la energía que llevará esto a las próximas generaciones». Añaden que ese público recibe «comentarios desdeñosos y hasta tienen que aguantar burlas y manipulaciones de su imagen en redes sociales por parte de entidades con pocos argumentos más allá de la burla y la falacia» y sentencian que «ésas que resisten, mujeres en su mayoría y hombres que nos apoyan, con independencia y criterio propio, son las personas a las que tenemos que agradecérselo todo».

En cuanto al nivel organizativo, desde la Junta de Mandos y la Junta del Alarde valoran que se hayan conseguido «cubrir todos los trabajos que hacen que las actividades relativas al Alarde funcionen», destacando aquellas como seguridad vial, montajes del kiosko, comunicación, actividades, «y un muy largo etcétera». Esta labor la llevan a cabo «niños y niñas, jóvenes, adultos y mayores enlazados en una cadena que dura generaciones, todos con el objetivo de celebrar y transmitir el Alarde de San Marcial».

La renovación del voto «da significado y profundidad al Alarde como patrimonio inmaterial de la historia de Irun», destacan las juntas

Cumplimiento de los horarios

El Alarde tradicional destaca que «no hubo problemas» durante los ensayos de las compañías de infantería y de las unidades. El día de San Pedro, la entrega de banderines y munición «siguió de la misma manera», pero a la tarde, la revista de armas se celebró con algún retraso debido a problemas con los caballos «que al final no revirtieron en retrasos importantes, pero sí en algún accidente de importancia que fue resuelto por los servicios de urgencia presentes en todo momento». Es por eso que valoran el día 29 con «satisfacción moderada y certitud de que los mecanismos de seguridad funcionan».

En cuanto al día de San Marcial, este año han desfilado 7.998 soldados. El recorrido matutino se realizó «cumpliendo rigurosamente con los horarios impuestos por la Consejería de Seguridad», llevando a cabo «descargas satisfactorias» tanto en la plaza San Juan como en la plazoleta del Juncal. En este aspecto, agradecen a los soldados que «dan el paso» y desfilan con la escopeta Remington que financian la Junta de Mandos y del Alarde, destacando que el número de soldados con armas operativas «va poco a poco en aumento».

Al mediodía, en las campas de San Marcial, el acto de la renovación del voto fue «multitudinario». Esta celebración «da significado y profundidad al Alarde como patrimonio inmaterial de la historia de Irun», describen.

Incidentes por la tarde

Por la tarde, destacan que el comunicado conjunto de llamar «a la calma» en la calle Mayor de asociaciones de mujeres como Gordezan-Anakako Emakumeak Elkartea, Emakume Irundarrak, Mugarriluze Alardearen Aldeko Emakume Elkartea y Pagoki «fue un rotundo éxito». Así, el Alarde vespertino «arrancó sin incidentes y el desfile fue fluido hasta la 'Fagina'». Tras el rompan filas, cada compañía se dirige a su lugar de costumbre, «cosa establecida en la Ordenanza», para dar por terminado el Alarde de San Marcial. Desde las Juntas lamentan que «aquí comenzó lo que supuso el único punto negro del día, en forma de acoso y provocación».

La Junta de Mandos y la Junta del Alarde denuncian que «hubo tres incidentes significativos alrededor de la plaza Urdanibia». Describen que fue «fruto de la necesidad de generar un conflicto donde no había por parte de un grupo no controlado de los participantes de la manifestación que no consiguieron su objetivo». En primer lugar, «quisieron impedir que la compañía de Behobia accediera al centro de la plaza y luego interrumpieron su despedida con una invasión de la misma». Después, relatan desde las juntas, «la cantinera de la compañía Olaberria pudo esquivar por fortuna una lata llena de cerveza y, por último, una mujer quiso entrar a la fuerza a desfilar en la compañía Ama Shantalen».

Tras estos incidentes, las juntas de Mandos y del Alarde lamentan que «no son hechos aislados, ya que en años anteriores ha habido sucesos similares» en el entorno de la plaza Urdanibia y exigen a la Jefatura de la Ertzaintza y a la Policía Local que «cumplan lo que prometieron en reuniones previas y acudan en ese momento como elemento disuasorio, cosa que no hicieron». También reclaman que «exijan a quien corresponda un llamamiento a la calma con medidas concretas para evitar estos incidentes, tal y como hemos venido haciendo nosotros durante años».

Piden «respeto» y señalan que quieren terminar el día «en paz y alegría. No queremos que la frustación de algunos elementos por no haberse cumplido su objetivo se interponga en nuestro disfrute».