La de Aizpiolea, entre 42 cazuelas

A la sombra. Mucho público acudió al concurso en la calurosa mañana del domingo y la mayoría buscó refugiarse del sol bajo las copas de los árboles de la plaza de Urdanibia./FOTOS: F. DE LA HERA
A la sombra. Mucho público acudió al concurso en la calurosa mañana del domingo y la mayoría buscó refugiarse del sol bajo las copas de los árboles de la plaza de Urdanibia. / FOTOS: F. DE LA HERA

La buena mañana que salió el domingo acompañó otra exitosa edición del Concurso de Bacalao al Pilpil que organiza Jostallu

IÑIGO MORONDOIRUN.

Una de las actividades más veteranas del programa sanmarcialero, el concurso de Bacalao al Pilpil que organiza la Sociedad Jostallu en la mañana del domingo de las fiestas, encontró este año a su ganador en uno de los participantes más míticos, Enrique Aizpiolea, que competía bajo el paraguas de Ola Sagardotegia. «La primera vez que saqué un premio en este concurso tenía 20 años, fue el de primer irundarra», recordaba Aizpiolea, exconcejal del Ayuntamiento, tras la entrega de trofeos. Desde que recibió aquel primer galardón «han pasado 35 años, pero no fue aquélla mi primera participación, así que ya llevaré 36 o 37 participaciones».

Su nombre ha engrosado el palmarés de muchas ediciones del certamen, pero sólo por dos veces se ha llevado el premio mayor: este domingo y en 2017. Podría parecer que Aizpiolea ha captado por dónde va el gusto del jurado, pero él mismo deja claro que no es así cuando asegura que «he presentado la cazuela convencido de que no era ni mucho menos la mejor que había hecho. Y sin embargo, ya ves».

Puede darse por satisfecho. También la organización, que volvió a ver la plaza Urdanibia llena de irundarras que respondían a su convocatoria. La txosna que monta Jostallu prácticamente agotó existencias y mientras, en la alameda y a su alrededor, decenas de cocineros y cocineras preparaban sus cazuelas. Un total de 42 se presentaron ante el experto jurado del concurso.