Agustín Jiménez: «El directo es el estado natural de este tipo de espectáculos»

Agustín Jiménez estará esta tarde en el Centro Cultural Amaia./
Agustín Jiménez estará esta tarde en el Centro Cultural Amaia.

Hoy presenta, en el Centro Cultural Amaia, 'Curso de interpretación', una función con la que el público «aprenderá a reír a carcajadas»

JOANA OCHOTECOIRUN.

Ayer a última hora quedaban apenas una docena de entradas disponibles para el espectáculo 'Curso de interpretación' que ofrece hoy, a las 20.00 en el Centro Cultural Amaia, Agustín Jiménez. Comenzar el año con risas es ya una tradición en Irun y el cómico promete no defraudar: Agustín Jiménez se define concretamente como un 'ingeniero del entretenimiento' y lleva tres décadas dedicado a este arte. Es licenciado en Arte Dramático y, además de monologuista, es actor de teatro, cine y televisión, ha trabajado como guionista y también ha escrito varios libros.

-¿Qué vamos a aprender en este 'Curso de interpretación'?

-Hablaré del oficio que tengo en clave de humor. El público va a aprender a reír a carcajadas, pero también hablo de cómo los cómicos interpretamos, ponemos voces... Y eso también sucede en la vida real. La gente lo va a disfrutar porque el directo es el estado natural de este tipo de espectáculos. No es lo mismo que verlo en la televisión. Se establece un diálogo con el público, y en mi caso hay un trabajo de improvisación: les pregunto, hablo con ellos... Siempre desde la comedia.

«Me hace mucha gracia cómo reacciona la gente al abordar los temas del sexo y las drogas»

-¿Cree que nos falta formación en el humor, que aparte de entretenimiento, es un recurso importante para la vida?

-Si a alguien le falta sentido del humor es sospechoso, a mí me asusta. El sentido del humor es un síntoma de inteligencia.

-¿Se puede hacer humor de todo, o existe algún límite?

-No hay límites. Si se consigue hacer reír... La comedia está para acercarse a ella. Nuestro oficio está siempre cerca de la parte prohibida. El problema es que muchas veces se coge el humor y se descontextualiza. Luego hay gente que tampoco es humorista pero se dedica a hacer humor, y la caga. Nuestro oficio a veces se confunde con el 'cuñado gracioso'... Pero ser comediante no es ser un 'cuñado gracioso'.

-¿Tiene algún tema predilecto dentro del humor? ¿Qué es lo que más le divierte?

-Lo prohibido: el sexo y las drogas. Me hace mucha gracia cómo reacciona la gente al abordar esos temas. En el sexo todavía hay personas que ve algunas cosas como prohibidas y me hace gracia que sea así.

-Hemos hablado de humoristas y comediantes, pero usted se define como 'ingeniero del entretenimiento'.

-Lo digo muchas veces cuando alguien me dice 'tú eres el de los chistes'... Yo utilizo muchos de los elementos que conozco del entrenimiento en un espectáculo. Me gusta mucho todo lo que tiene que ver con entretener y he estudiado muchas de las artes que sirven para ello. De ahí lo del 'ingeniero del entretenimiento'.

-Entre los tópicos que nos rodean a los vascos no está precisamente el de tener un gran sentido del humor. Como profesional del sector, ¿está de acuerdo?

-No, no. Siempre que empezábamos una gira lo hacíamos en el norte, en Bilbao, y han ido siempre muy bien. No sé si es por el tipo de humor que hago yo, pero siempre han funcionado bastante bien en Euskadi. Si no fuera así lo diría, de verdad, pero es que el público vasco siempre ha sido muy bueno.

-No sé si, concretamente, ha estado alguna vez en Irun o es la primera vez que visita la ciudad.

-... Sinceramente, no lo sé (risas). Lo prometo. Creo que no, pero es que como hemos hecho tantas giras por allí no estoy seguro. Soy muy despistado, me ha pasado otras veces que voy a un sitio creyendo que es la primera vez y me dicen '¡pero si ya estuviste!'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos