Accidentado viaje a Tudela por culpa del viento y del acta arbitral

Cristal lateral del autobús dañado. /  REAL UNIÓN
Cristal lateral del autobús dañado. / REAL UNIÓN

El espejo retrovisor del autobús se desprendió por el viento y rompió una luna y el rival reclamó al colegiado alineación indebida

B.O. IRUN.

El desplazamiento del Real Unión a tierras tudelanas tuvo su aquel. Y es que al margen de lo que sucedió dentro del rectángulo de juego, se vivieron dos circunstancia que se salen de lo normal y que quedarán para el libro del anecdotario unionista.

Lo más cercano a lo deportivo tiene que ver con la reclamación realizada por el Tudelano por posible alineación indebida del Real Unión. El colegiado del encuentro recogió en el acta que: «En el descanso del partido el delegado local nos comunica que el jugador Nº 7, D.Eizmendi Blanco, Alain, del Real Unión Club, no debería de poder disputar este partido ya que según su información cree que debe estar sancionado por acumulación de tarjetas. Para que surta los efectos oportunos queda reflejado en este acta».

Todo se debe a un error de la Federación a la hora de emitir la información sobre los jugadores sancionados, en la que se notificó que Alain Eizmendi debía cumplir un partido de sanción por acumulación de tarjetas. El Real Unión reclamó este castigo porque el unionista solo había visto cuatro y la Federación le dio la razón. El error ha podido surgir porque su hermano Eneko Eizmendi tiene una amarilla y se la han podido contabilizar a Alain.

Susto en carretera

El otro de los contratiempos se dio en carretera. En el viaje de ida, y por culpa del fuerte viento, uno de los espejos retrovisores del autobús se desprendió, golpeó en una luna lateral y la rompió.

El equipo llegó sin problemas al partido, pero a la vuelta el autobús no pudo circular con rapidez por culpa de lo sucedido y la expedición tardó más de lo previsto en volver a Irun.

Además, el conductor tuvo que parar en varias ocasiones para intentar solucionar la zona del autobús dañada, lo que demoró aun más la vuelta a casa. Afortunadamente, todo quedó en un susto.

 

Fotos

Vídeos