«Quedan por afrontar grandes retos que no se están abordando»

«Este ha sido un año de continuidad, lo cual no es negativo dado que la ciudad de Irun no va mal. Sin embargo, quedan por afrontar grandes retos que no se están abordando. El primero de ellos es la vivienda de alquiler: el Gobierno municipal está paralizado y no presiona al Gobierno Vasco, que es el responsable. Las viviendas de alquiler que se están construyendo son para jóvenes, cuando nuestro grupo piensa que el sector de Irun que verdaderamente tiene necesidades acuciantes es el de personas entre 30 y 55 años que están criando hijos. Son a los que realmente les cuesta llegar a fin de mes, y el Gobierno municipal no les está atendiendo como debiera. Otro capítulo que tenemos pendiente es el de hacer sentir a los ciudadanos más seguros: con la excusa de que tenemos un índice de criminalidad bajo, no se ponen los esfuerzos necesarios. En Irun hay pequeña delincuencia como hurtos, pequeñas violencias, menudeo de droga... eso es el pan nuestro de cada día y los ciudadanos lo resienten. En este año de continuidad, el Gobierno municipal no ha respondido a esos dos temas. Nuestro grupo continuará recordándolo e intentando que este Gobierno sea sensible a estos asuntos».