La visita a Gordailua cerró ayer una nueva edición del 'Conoce tu ciudad'

José Manuel Matés Luque dirigió la charla del jueves. / F. DE LA HERA
José Manuel Matés Luque dirigió la charla del jueves. / F. DE LA HERA

Los asistentes disfrutaron en el centro de colecciones patrimoniales | Las ánforas romanas encontradas en Higuer y la historia sobre el comercio del vino en la antigüedad centraron la jornada

E.P. HONDARRIBIA.

El primer 'Conoce tu ciudad' del 2019 se ha saldado con éxito de participación. El patrimonio arqueológico submarino de la comarca suscitó gran interés en la charla celebrada el jueves y Arma Plaza Fundazioa tuvo que ampliar durante la semana el número de plazas disponibles para la visita que ayer se realizó a Gordailua. Ante la demanda surgida, finalmente fueron dos los turnos organizados para conocer de primera mano parte de los entresijos del centro de colecciones patrimoniales de Gipuzkoa que se encuentra en Irun. El primer grupo lo hizo a las 10.00 y el segundo a a las 11.00.

La gran mayoría de los que ayer tuvieron la suerte de visitar las instalaciones que se encuentran en la calle Auzolan estuvieron presentes en la charla realizada el jueves. Bajo el título 'Buceo deportivo y patrimonio arqueológico: la costa guipuzcoana y la desembocadura del Bidasoa', el arqueólogo marítimo José Manuel Matés Luque ofreció un coloquio en el que se desgranaron los orígenes la arqueología subacuática, sus principales amenazas, algunos yacimientos de referencia y la importancia del buceo recreativo. «Los buceadores deportivos son los mejores garantes de la protección del patrimonio sumergido», repitió en varias ocasiones el experto vizcaíno. «Ellos son los que acceden al medio con mayor asiduidad, los que lo hacen en grupo, y por tanto los que más posibilidades tienen de encontrar cosas».

En relación al valioso patrimonio que se esconde bajo el mar y que «pertenece a todos», Matés sentenció que «el verdadero peligro es el hombre». Tras el caso Oddysey -compañía estadounidense que anunció en 2007 el hallazgo de 600.000 monedas de oro y plata pertenecientes a la corona española-, salió a la luz el plan nacional para proteger la arqueología subacuática y se establecieron una serie de directrices a aplicar en el caso de un hallazgo.

Ese protocolo fue el que siguió el buceador José Landa el pasado agosto tras toparse con un descubrimiento más modesto pero de incalculable valor en aguas de Hondarribia; un fragmento de una ánfora romana perteneciente a la época romana, el de mayor tamaño encontrado hasta el momento en la costa guipuzcoana. Al término de la conferencia los asistentes pudieron disfrutar de un vídeo del momento en el que se encontró la pieza y la meticulosidad con la que se extrajo.

José Manuel también destacó durante la charla el hecho de que la costa guipuzcoana sea una las zonas más proactivas en lo que a descubrimientos se refiere. Entre ellos se en encuentran elementos más modernos vinculados a las guerras carlistas como cañones de borda o artillería pero principalmente anclas de piedra o cerámica que se encuadran en la época romana. Es el caso de las ánforas romanas que se encuentran en el centro Gordailua de Irun y que ayer pudieron admirar algunos privilegiados.

El Oiasso romano

Recorrer los pasillos del centro de colecciones patrimoniales de Gipuzkoa impone si se hace por primera vez, comentaban ayer algunos de los asistentes. Mertxe Urteaga, técnico-arqueólogo de la Diputación Foral, y Carlos Olaetxea, el Jefe de Servicio de la instalación, fueron los encargados de guiar una visita que comenzó con una pequeña presentación en la que se explicaron detalles del Oiasso romano, en el que el mundo de la metalurgia y el hierro eran de suma importancia y el vino o el aceite eran productos estrella.

'Pascual 1' o 'Dressel' son algunos de los nombres que se utilizan hoy en día para clasificar las ánforas en las que se transportaban esas mercancías procedentes principalmente de Burdeos y que han sido encontradas en el entorno de Higuer.

La que se recuperó durante el verano se encuentra en una piscina especial con agua neutra habilitada en Gordailua. Allí sigue un protocolo de desalinización muy estricto junto con otros hallazgos que llamaron la atención en las dos visitas de una hora celebradas ayer.