«Tengo recuerdos guardados que son para toda la vida»

Meltxor Amunarriz ha vuelto al verde esta temporada. / F. DE LA HERA
Meltxor Amunarriz ha vuelto al verde esta temporada. / F. DE LA HERA

Meltxor Amunarriz participó en la 14 edición del Conquistador del Caribe | El remero de Hondarribia Arraun Elkartea asegura estar «satisfecho» tras su paso por el programa

EDU PRIETO HONDARRIBIA.

Hace un año, más o menos por estas fechas, Meltxor Amunarriz empezaba su aventura en el 'El conquistador del Caribe'. El hondarribitarra acudía al casting de ETB con sus dos hermanos sin demasiadas esperanzas, casi «porque le pillaba de camino», pero acabó formando parte del equipo verde (Wüi) en la decimocuarta edición del conocido programa.

Amunarriz explica que «me gustaba el concurso pero no era el mayor fan. Somos tres hermanos y fuimos pensando en la posibilidad de que nos metiesen a cada uno en un equipo. Al acabar ya me dio la sensación de que había ido bien, aunque me quedé callado y no dije nada». Poco tiempo después recibió la llamada que le confirmó que estaba seleccionado y aunque se lo pensó un poco, «no puedes desaprovechar una oportunidad de vivir una experiencia así. Te puedes arrepentir toda la vida. Además, me pilló en buena época, justo había acabado la carrera y la temporada de remo había finalizado».

A pesar de haberse quedado a las puertas de disputar la final, Meltxor se encuentra satisfecho con su participación, aunque matiza. «Lo pasé muy mal. Si al mes de volver de la experiencia me preguntas si ha merecido la pena, te digo que te vayas por donde has venido. Pensaba que el no comer iba a ser lo peor, pero el no dormir, no descansar y estar sin los tuyos te va haciendo mella. Un día parecía una semana allí».

«No dormir y no descansar te va haciendo mella. Un día parecía una semana»

El hondarribitarra guarda recuerdos que asegura «son para toda la vida. Despertarme a la noche en plena oscuridad sin saber dónde está el campamento, salir el sol y darme cuenta de que estaba a un metro o ponernos a cantar en mitad de un diluvio estando empapado son historias que se me han quedado grabadas».

Uno de los momentos más especiales de los veintitrés días de experiencia fue recibir información de sus familiares. «Siempre que lo veía en ediciones anteriores pensaba que se ponían a llorar por una simple carta pero hasta que no estás allí no te das cuenta de todo lo que te aportan. Allí no tienes nada y valoras lo que tienes en casa. Vi al de al lado llorando y fuimos todos en cadena».

Meltxor quedó eliminado en una prueba en la que había que trepar a lo alto de unas guaduas, una planta de veinte metros parecida al bambú. «En cuanto vi los palos pensé que me iba para casa. Cualquier deportista me dirá que salí derrotado, pero llovía y resbalaba mucho. Lo intenté pero no pude hacer nada. Miré a mi compañero Gotzon cómo lo estaba haciendo y pensé si le habían dado para comer algo diferente a mí», cuenta entre risas.

Vuelta a casa

Meltxor había terminado la temporada de remo con San Juan en el momento en el que se inició la grabación del programa. Tras la cesión de un año, el hondarribitarra ha vuelto a casa. «Surgió la oportunidad de salir cedido. Aquí había mucho nivel y nos venía bien a todas las partes. Además es el pueblo de mi madre y toda mi familia ha remado en San Juan. Me ha servido para mucho porque remé un montón y regata a regata vas aprendiendo, pero sabía que tenía que volver. Yo soy hondarribitarra y he crecido con el ¡Aupa Hondarribi!»

Sobre el inicio de temporada, apunta que «tenemos que estar muy orgullosos porque entre los diecisiete somos muchos canteranos, gente del pueblo que estamos compitiendo contra equipos que tienen mayor presupuesto. Estamos en la pelea, motivados, y nuestros rivales saben que si quieren ganarnos van a tener que apretar».

 

Fotos

Vídeos