Punto final con Baserritarren Eguna

Los puestos de verduras y hortalizas tuvieron muchos clientes ayer en el Baserritarren Eguna celebrado en la Alameda. / F. DE LA HERA
Los puestos de verduras y hortalizas tuvieron muchos clientes ayer en el Baserritarren Eguna celebrado en la Alameda. / F. DE LA HERA

Las ferias de ganado y alimentación, protagonistas en la última jornada festiva | Los bertsolaris Andoni Egaña y Anjel Mari Peñagarikano actuaron en la Alameda

E. P. HONDARRIBIA.

Los animales, puestos de comida y el numeroso público que se dio ayer cita en la Alameda llenaron de colorido el Baserritarren Eguna en el último día de fiestas. Los tenderos más madrugadores empezaron a instalar sus puestos con los primeros rayos de sol en una jornada que también incluyó la actuación de los bertsolaris Egaña y Peñagarikano, arrastre de bueyes o diferentes concursos de ganado.

Desde las siete y cuarto de la mañana estuvo al pie del cañón Leire, que al mediodía contaba lo bien que le había ido con su puesto de verduras y hortalizas. «La gente está muy animada. He vendido mucho producto de verano como el tomate y otros un poco más de otoño como puede ser el puerro».

Desde el Baztan, concretamente desde Arizkun, llegó Joxe Mari con sus quesos y una bota de vino llena que ofreció a todos aquellos que se detuvieron en su puesto. «No me puedo quejar, la gente está comprando bastante», apuntaba.

Paseando a través de conservas propias de Allo, espárragos de Navarra, embutidos llegados desde la localidad riojana de Baños de Río Tobía o los sabrosos pasteles calagurris, llamaba la atención el cartel de la Pastelería Goiuri, que hacía referencia a los campeonatos de Euskadi de pastel vasco ganados en los años 2012, 2015, 2016 y 2018. Atendiendo se encontraba otra Leire, en este caso de apellido Belaustegui, que había llegado a Hondarribia desde Izarra y reconocía estar contenta con el transcurso del día. «Con este solazo hay mucho movimiento y a la gente le llama la atención que hayamos sido capaces de ganar cuatro veces el campeonato de Euskadi. Les entra curiosidad y lo prueban».

A medida que se acercó la hora de comer, muchos optaron por un clásico de toda la vida, el talo con txistorra. Los hubo llegados desde Mungia, Ataun o Segura. Esperando para pedir se encontraba Javi, un irundarra que volvía a casa con un par de bolsas. «He comprado hongos, guindillas y los mismos espárragos que compré el año pasado, que vienen en conserva pero son caseros. Me salieron muy buenos y hoy cuando los he visto no lo he dudado».

Arrastre de bueyes

No hay un Baserritar Eguna que se precie sin sus animales. Cabras, gallinas, vacas o pavos reales llamaron la atención especialmente a los más pequeños. Agustín e Igone Pagadizabal se encontraban preparando los yugos a 'Torito' y 'Apala', dos bueyes que alrededor de la una del mediodía exhibieron su fuerza en el arrastre de piedra. 1.850 kilogramos pesaba el bloque que fueron capaces de deslizar con aparente facilidad. Atraído por el espectáculo, hubo hasta quien se atrevió a preguntar por el precio de uno. Fue el caso de Miguel. «Son muy caros y no tengo tanto dinero», reconoció con cierta sorna.

Las últimas horas festivas transcurrieron entre el festival de pelota, los bailes de Meakako Adixkideak, payasos y chocolatada en Arma Plaza o el toro de fuego en la calle San Pedro. Los mariachis, por su parte, llenaron La Benta y durante su actuación se iba acercando cada vez más gente, para ver a continuación la actuación de Leo Harlem en el mismo escenario. Los recién llegados esperaban que los que ya estaban abandonarían sus asientos al acabar la actuación musical, pero se libraron muy pocas sillas. La carpa se quedó pequeña y el público -sentado y de pie- disfrutó con el monólogo del cómico vallisoletano. Muchos despidieron así las fiestas con una sonrisa antes de los fuegos artificiales. El año que viene, más.

Temas

Jaiak
 

Fotos

Vídeos