Patxi Vila, con ganas de empezar un nuevo Tour

Patxi Vila, con su pupilo Rafal Majka, en Ezpeleta. /  I.A.
Patxi Vila, con su pupilo Rafal Majka, en Ezpeleta. / I.A.

Hizo dos en bici y es el tercero como director deportivo | El beratarra afincado en Hondarribia está al frente de un equipo con aspiraciones importantes

I.A. HONDARRIBIA.

Empieza hoy el Tour de Francia. Poco más hay que decir del evento ciclista más grande de la temporada porque la expectación de los aficionados es grande y se ha difundido ya toda la información sobre recorrido, participantes, aspirantes...

Metido en la vorágine de la carrera francesa estará Patxi Vila, que corrió dos ediciones y afronta ahora la tercera como entrenador y director deportivo. Juntando las dos facetas ya va a tener tantos Tours como Giros hizo sobre la bicicleta.

El beratarra afincado en Hondarribia está con ganas de empezar. «Después de las clásicas de primavera bajamos un poco el pistón, hemos estado en concentraciones de altura y ahora empezamos la segunda parte de la temporada y con el objetivo grande del año».

La grandeza del Tour se percibe a la legua. «Desde días antes eres consciente de que vas a la carrera con mayúsculas, a algo único y que formará parte de la historia. Llegué el martes a la zona de la salida y por todos los lados se respira ciclismo».

Vila, que es uno de los que organiza un grupo humano de 45 personas, señala los dos objetivos claros del BORA-Hansgrohe para esta edición: «Por un lado tenemos a Peter Sagan que luchará de nuevo por el maillot verde y por alguna etapa y por otro a Rafal Majka que intentará acabar entre los cinco primeros. Los dos llegan en muy buenas condiciones».

Con Majka estuvo reconociendo el recorrido de la contrarreloj del 28 de julio entre Senpere y Ezpeleta. «Es una zona que conozco de memoria y quería que Rafal la viera porque, si todo va bien, puede estar jugándose un puesto en esa penúltima etapa. Para mí va a ser muy especial esa crono, tan cerca de casa. A ver si Majka puede concretar su general y si Bodnar puede pelear por ganar la etapa».

La contrarreloj que puede decidir muchas cosas ese último sábado de julio es «muy técnica. Tiene subidas duras y bajadas rápidas, falsos llanos que será importante saber gestionar, curvas... Después de tres semanas de carrera, los más fuertes podrán estar delante».

Un equipo veterano

En este Tour, el BORA-Hansgrohe se presenta con un equipo «en el que hay un par de debutantes pero el resto son veteranos y conocen bien la carrera. Esa experiencia es muy importante en el Tour». Vila considera que «junto con BMC y Sky tenemos uno de los equipos más fuertes, que puede hacer un buen papel en las etapas mixtas y llanas».

Seis de los ocho que corren el Tour serían los titulares del BORA-Hansgrohe en la contrarreloj del Mundial de Austria. «Todavía queda tiempo para el Mundial, pero tenemos mucha ilusión puesta en la crono por equipos».

Respecto al Tour, advierte que «en los primeros nueve días hay dos etapas clave como son la contrarreloj por equipos y la etapa del pavés. Y otras dos etapas de las que no se habla tanto pero que pueden decidir, la segunda, muy ratonera, y la de Mur de Bretagne. En definitiva, hasta después de Roubaix habrá que estar muy intentos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos