«Ha merecido la pena todo el tiempo invertido»

Luis Mari Agirre, Inazio Nogueras y Koldo Ortega en las instalaciones de Hondarribia Arraun./F. PORTU
Luis Mari Agirre, Inazio Nogueras y Koldo Ortega en las instalaciones de Hondarribia Arraun. / F. PORTU

Luis Mari Agirre, Inazio Nogueras y Koldo Ortega han resumido la historia del remo en Hondarribia en un completo libro 'Hondarribia Arraunean 1845etik' recopila actas, vivencias, historias y resultados de 174 años

E. P.HONDARRIBIA.

Los tres reconocen no haber montado nunca en una trainera, a lo sumo en una piragua. Explican que su unión se dio de manera «circunstancial». Inazio Nogueras contaba con recortes de prensa recogidos años atrás a los que no pensaba darles demasiado uso. Koldo Ortega escribía en la revista Estropadak y Luis Mari Agirre tenía alguna foto, «pero poco más». Este último recuerda que «todo empezó tontamente. Había mucho trabajo por hacer y pensamos que igual era el momento. Estábamos dispuestos a invertir nuestro tiempo, sin prisa, y ver hasta dónde nos llevaba todo ello».

Han pasado alrededor de tres años desde entonces. El resultado de toda esa labor ha quedado concentrado en 240 páginas, aunque con la información recopilada podrían redactar por lo menos otro libro, destaca Nogueras. «Hemos documentado todas las participaciones de Hondarribia en La Concha, los remeros que han participado en todas las regatas de la ACT, con su nombre y sus dos apellidos, detallando en qué año fueron y el puesto».

Koldo Ortega ha sido el que más tiempo ha invertido en la parte archivística. Cuenta que la primera regata registrada data del 22 de agosto de 1845, en Donostia. «Desde la capital guipuzcoana llamaron a todos los ayuntamientos de la costa con el objetivo de organizar una regata en honor a Isabel II». No han podido encontrar los resultados de aquel día pero sí un escrito de un valor incalculable, desvela Ortega. «En la Cofradía de Pescadores hay un documento en el que se especifica que la tripulación de Hondarribia recibió 222 reales por participar».

Agirre: «Es un honor haber colaborado con el club estos dos años y medio de nuestra vida»Nogueras: «Hemos documentado todas las participaciones en La Concha, la ACT...»Ortega: «El libro es una joya que debería estar en las casas de todos los hondarribitarras»

El libro guarda un apartado dedicado a las anécdotas. Nogueras detalla una de ellas, relacionada con la vidriera de la estación de Abando, en Bilbao. «Se le encargó a la Unión de Artistas Vidrieros irundarra, diciéndoles que tenían que hacer una trainera con las camisetas de los remeros amarillas. Entonces era Orio el que estaba en boca de todos y el boceto realizado por Montes Iturrioz incluyó ese color. A última hora, sin consultar, alguno de los irundarras pensó que era mejor pintarlas de verde Hondarribi y así se ha quedado».

La localidad vecina «siempre ha estado muy presente en el remo de Hondarribia», añade Luis Mari Agirre. Tras ganar La Concha en 1943, «hemos encontrado que el patrón Perico González, tras el recibimiento en Irun, fue traído en hombros hasta Hondarribia como homenaje».

«Muchísimas horas»

El libro está disponible para los socios en la tienda de la Cofradía de manera gratuita y en el mismo lugar y en la librería Artzu para el público en general por 35 euros. Quienes se hagan socios ahora también lo obtendrán de forma gratuita. Los beneficios de la venta van íntegramente destinados al club. «Estamos contentos con el resultado», reconoce Nogueras. «Hemos metido muchísimas horas pero me ha gustado, por ejemplo, que el presidente del club me diga que se ha enterado de cosas gracias al libro. Él, que lleva toda la vida en esto. Significa que algo hemos hecho bien».

En la misma línea se manifiesta Agirre. «El trabajo voluntario que hemos hecho durante estos tres años no es ni la décima parte del que hacen en el club. El tiempo que dedican el presidente, los directivos... Para nosotros es un honor haber colaborado un poco con ellos estos últimos dos años y medio de nuestras vidas. Hemos acabado pero hay mucha gente que sigue viaje tras viaje, en todas las categorías, ahora en verano pero también en noviembre o enero».

Ortega resume el espíritu de la publicación. «Casi todas las familias hondarribitarras tienen algún familiar que ha remado o participado en este mundo. El libro es una joya que debería estar en todas las casas. Es muy importante para el pueblo haber rescatado de la historia toda esa cantidad de datos. El libro aporta ese sentido de pertenencia de una comunidad en torno al remo».

Más