Javier Eguimendia, homenajeado por su labor en la lucha contra el cáncer

Elena Olasagasti entregó el premio a Javier Eguimendia./
Elena Olasagasti entregó el premio a Javier Eguimendia.

La Asociación contra el Cáncer de Gipuzkoa destacó su compromiso y trabajo desinteresado

E.P. HONDARRIBIA.

Un hondarribitarra recibió el pasado 27 de octubre la condecoración al voluntariado que entrega la Asociación de Cáncer de Gipuzkoa. Javier Eguimendia recogió el reconocimiento por su compromiso y su labor desinteresada en la lucha contra el cáncer en el encuentro anual que la organización celebra con las distintas delegaciones repartidas por la comarca.

Nacido en Oiartzun, Javier compagina las funciones de presidente en el hogar del jubilado de Kasino Zaharra con la de vocal en el consejo ejecutivo local que la sede del Bidasoa de AECC tiene en la calle Fueros número 4 de Irun. Pertenece al grupo de personas que en 2009 participó en su apertura. «Recuerdo que en los inicios trabajábamos mucho más. Nos encargábamos de todo, de recoger las llamadas que recibíamos y de gestionar todos los avisos. Ahora tenemos una secretaria que se encarga de esa labor. Echamos una mano en todas las actividades de concienciación que organizamos y nos reunimos una vez al mes en la junta».

Elena Olasagasti, presidenta de la Junta Comarcal del Bidasoa, describe a Javier Eguimendia como «un hombre sencillo y muy dispuesto a colaborar en todo. En la última campaña de cáncer de mama estuvo ayudando en la colocación de lazos rosas gigantes y contribuyó a que la acción de prevención en la calle San Pedro pudiera llevarse a cabo. Nunca da un no por respuesta cuando se le solicita colaboración».

Eguimendia explica con naturalidad cómo se embarcó en la aventura del voluntariado. «Lo hice por la cantidad de gente que padece la enfermedad, muchas personas que conozco». A todas aquellas que no terminan de dar el paso de dedicar su tiempo en la ayuda a los demás, este hondarribitarra les dice «que no tengan miedo, no pasa nada y la recompensa es muy grande. Todo lo que sea ayudar al prójimo está muy bien».

Preguntado por las necesidades actuales de la sede que AECC Gipuzkoa tiene en el Bidasoa, el condecorado responde que «la situación es buena. Somos un grupo bastante grande de gente que cuando hay que colaborar con alguna actividad nos organizamos sin problema». Con el objetivo de recaudar fondos para la asociación, Javier cuenta que estarán presentes los días 7 y 8 de diciembre en la Feria de Navidad que se celebra en Ficoba con la venta de lotería.

Un bien escaso

El encuentro anual celebrado en Donostia reunió a 200 voluntarios. Frente a ellos, el presidente de la organización guipuzcoana, Juan Ormazabal, destacó su labor describiéndola como «un bien escaso y muy valioso de nuestra sociedad. Priorizan su tiempo y dedicación hacia los demás frente a las prioridades personales y hay que reconocerles su trabajo».

La Asociación contra el Cáncer en Gipuzkoa cumple 30 años. Posee seis sedes repartidas dentro del territorio histórico con cerca de 12.000 socios. Con sus cuotas, contribuyen a financiar las distintas actividades y servicios que se ofrecen a los pacientes y a sus familiares. El año pasado atendió a cerca de un millar de personas a través de un servicio gratuito que incluye, entre otros, terapias psicosociales, ayuda en el duelo, asesoramiento, préstamo de material ortopédico o alojamiento cercano al hospital para los familiares que tengan en él a alguien ingresado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos