GO fit Hondarribia tiene la gloria a solo 87 centésimas

La última Concha se ganó en el año 2013. / F. DE LA HERA
La última Concha se ganó en el año 2013. / F. DE LA HERA

Los de verde se juegan mañana La Concha con Zierbena | La organización desestima el recurso de Urdaibai, pero le quita los quince segundos de más sobre San Pedro

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL HONDARRIBIA.

«Hondarribiarrak! ¡A la muy noble, muy leal, muy valerosa y muy siempre fiel ciudad de Hondarribia, Gora! Gora Ama Guadalupekoa! Gora Euskal Herria! Gora Hondarribiko emakumeak! ¡Batallón, rompan filas!». Cuando esta tarde el burgomaestre Iñaki Sagarzazu diga estas palabras frente al ayuntamiento de Hondarribia, dará por finalizado el Alarde, pero no la batalla. Quedará una más. La que, en caso de victoria, hará que el día grande de las fiestas se alargue.

Hoy, la compañía Gora Gazteak no tendrá a sus abanderados habituales en los últimos años. Los hermanos Beñat y Gorka Egiazu estarán velando armas, junto con el resto de sus compañeros, porque desde la otra punta de Euskadi amenaza una embarcación con intrépidos marinos de Zierbena que quieren llevarse el botín más preciado del Cantábrico.

Y es que sí, mañana, en la bahía donostiarra, se disputa la segunda jornada de la Bandera de La Concha. La bandera más importante de todas las que se ponen en juego a lo largo del verano. Y GO fit Hondarribia, que se clasificó sin problemas el pasado jueves e hizo un regatón en la primera jornada, está a solo 87 centésimas de la gloria.

Esa es la diferencia que tendrán que sacarle los remeros de Mikel Orbañanos a Zierbena para poder ondear un trapo que no ondean desde el año 2013. Entonces, aquel triunfo llegó el mismo día 8, y el día del Alarde se convirtió en una fiesta de dimensiones bíblicas. Y hoy, el Alarde, el aguante de los hondarribitarras ante el asedio al pueblo, deberá alargarse unas horas más. La batalla, la celebración, no debe frenarse en todo el fin de semana.

Mano a mano

La Bandera de La Concha, tras lo sucedido la semana pasada y tras la desestimación del recurso presentado por Urdaibai a la sanción que le fue impuesta por su toque de palas con Zierbena, ha quedado en un mano a mano entre la Ama Guadalupekoa y los 'galipos'. Los vizcaínos tienen 86 centésimas de renta y ahí va a estar la regata. GO fit Hondarribia tiene que entrar por delante de ellos y meterles 87 centésimas. Con eso, será suficiente.

No se puede obviar que en Donostia siempre puede pasar algo, pero los quince segundos sobre Santurtzi, diecisiete a Cabo y veinte a Orio parecen más que suficientes para asegurar que La Concha se va a ir a una punta u otra de Euskadi. Urdaibai, que de inicio era el gran favorito, partirá tras su sanción con 34 segundos de desventaja.

El de hoy es el día que hace grandes las fiestas de Hondarribia. Lo que pase mañana puede provocar, que como en el 2013, las fiestas sean grandiosas.

«Centrados en lo nuestro»

Beñat Egiazu, uno de los fijos en las tostas de la Ama Guadalupekoa, cuenta que «lo que tenemos que hacer mañana es estar centrados en nuestro trabajo. Hemos entrenado de maravilla estos días, sin nada de ansiedad, al contrario que otros años. El ambiente es fenomenal, la trainera está corriendo... casi hasta nos ha dado pena que se acaben los entrenamientos. Estoy seguro que esto nos va a dar un plus y estamos convencidos de que lo podemos hacer».

Los hondarribitarras pueden ser algo más favoritos si se tiene en cuenta lo que ha venido pasando durante la Liga ACT, han quedado once veces por delante de Zierbena y seis por detrás, pero el remero advierte que «no podemos hacer caso a esos resultados, porque en la liga no han podido sacar el equipo que sacan en La Concha por el tema de los cupos, así que no nos tenemos que fijar en eso».

Ahora solo queda remar lo más rápido posible para ganar y recuperar las noches perdidas en fiestas. «Cuando nos metemos en esto sabemos lo que hay, pero firmo estar en esta situación. Pelear por La Concha es algo para disfrutar y que no pasa todos los años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos